29.8.06

versos borgeanos

Va anocheciendo
olor a café
vino fresco
condimentos digeridos.

Transcurre la velada
sin luz ni tacto
te vas acercando
escucho "cien dólares vale la felicidad eterna"

eternidad en tu pecho
y te busco a tientas
en falsa niebla provocada,
tabaco en empaque de humo
a través de la concurrida habitación.

La luz le va ganando
la partida a la fiesta,
se despiden los amigos
sus humores tras ellos
nos interesan poco
nada...

y el café sigue oliendo en vos
aunque con frío,
nicotina entre tus dedos
acaricia mis mejillas congeladas
reaccionando mi cuerpo
y acidez estomacal.

La vida no es más
que un intercambio de olores.

Intento desesperadamente
deshacerme de los tuyos
que han quedado
impresos
en mis cavidades nasales.

Busco en la cerveza
olor suficiente
para desprenderme
de todos mis muertos...

Y al mismo tiempo
todos mis viajes
se aferran
perpetuo deseo
que tu oído izquierdo
imperfecto
te hará recordar
el olor de mis besos.

Antes no quise hablarte
sino escribirte
y vos no quisiste leer
mis versos...
cosas que pasan,
errores que se comenten...

papeles al aire,
fría la noche
pierde mis palabras...
versos efímeros
en una vida
destinada
a recolectar olores.

Hoy intento
comunicarme
en vano,
la tecnología me lo impide
tu manera de ser también.

No quiero pasar la vida
recordando
tu olor en mi pasado...
prefiero volver a olfatear
tu aliento
mientras recitas
los versos borgeanos
como si fuera
la primera vez.

23.8.06

el tele

Mamá. Stop.
Mi atormentado corazón ha encontrado la paz. Stop.
La capital federal del país de la plata brinda el camino que siempre he querido recorrer.
Stop.

Jefecita chula. Stop.
Me quedo en Buenos Aires. Stop.

Recorreré Caminito en la Boca hasta quedarme tarada. Stop.
Naufragaré en porrones de Quilmas y vino porteño aunque me tapice la cara de granos. Stop.
Pero no me vuelvo más.
Stop.

Viejita linda. Stop.
De todos los viajes que he andado sola. Stop.
Este es el único en el que la ciudad no me ha dejado llorar en silencio. Stop.
Sus calles me abrazan. Stop.
Hipnotízame la melodía que invade el viento del centro. Stop.
Aire gélido de Puerto Madero. Stop.
Y las charlas a carcajadas con los taxistas. Stop.

Mamá. Stop.
Mi atormentado corazón encalló. Stop.

Ha decidido porteñizarse. Stop.
Comenzaré a caminar el camino. Stop.
Desde San Telmo. Stop.
A Tierra de Fuego. Stop.

Mami. Stop.
Decíle a la gente que no me guarde rencor. Stop.
Mi corazón ha estado hecho de tango… mate… joda…y fútbol desde su formación. Stop.
Algo me lo decía en Parichi hace seis años. Stop.
Y tuve a bien ignorar cómo latía. Stop.

Madre querida. Stop.
Por tanta espera casi me paro el corazón. Stop.
Y las venas calcinadas de amargura no me funcionaban con propiedad. Stop.
Mi sangre va corriendo para el mar. Stop.
Y ya no la quiero parar.
Stop.

17.8.06

fantasía tanguera en san telmo



tango
nocturno
agudo en su voz.

diáfana
oscuridad
recuerdo añorado
de un acordeón
que no está más...
ya no sonó.

¿vos quién sos?
por dónde caminás
ahora que
no estoy...

los sonidos
melódicos murmullos
de este baile
villero
cansados están
de buscarte
desde hace miles
millones
de años.

siempre amándote
te buscan
siempre
te olfatean
siempre
van muriendo...
con la misma intensidad
-diáfana luz-
con la que
nace
el sudor
de esta canción.

lágrima
de soledad,
al contemplar
un sol extraño...
tanto
frío
tan ajeno
como yo...

y mucho menos frío
más que vos
siempre cálido
y esa voz
de esta canción
aguda melodía,
extraña sensación.

tanto
dolor
tanto amor...
tanto tango
como hoy

y como vos
que
me has robado
el corazón.


10.8.06

inflorescencias en cimas terminales

Algo
que tenga
que ver
a través
de mis ojos...
que tanto te gustan.

Algo
que deslumbre,
maree
y seduzca destellando
tu alrededor.

Escribe algo
sobre nada
sobre todo
lo que siendo tan sencillo
te hace sonreír.

Sobre mis ojos
te regalo
lienzo cristalino
donde dibujes
el sonido
de tu risa.

Utiliza
mis caninos
para colgarte
mi áspera voz
por las mañanas,

te murmuren
tiritando
que te extrañan
cuando duermes

ahí
donde estaban
los unos
que ya traes colgados,
te esperan cuatro
pares más
castañeando nerviosos
al sonido de
buenos días.

Inflorescencias,
cimas terminales
flúor de color blanco,
hileras imperfectas
rodeadas
por metal barato...
y pareciera
no haber más.

Estos dientes
tímidos
sólo escriben
sobre el lienzo
de mis ojos
que se forma
al compás
de lindas palabras...

activas los mecanismo
de mis sonrisas
constantes
y me río
de algo
y me río de nada.

Se gestan sentimientos
tan dulces
que al comerlos
en exceso
sacan caries
en el alma...

Escribe algo
sobre nada,
sobre esta úlcera
cariada...

escribe sobre todo
lo que sea,
genérame tal caries
que mis 20 dientes
infantiles
caigan a tus pies.








7.8.06

so long so long and thanks!... for all the fish

By the time you´ll be reading this mail,
i´ll be flying,
my trip will be just beginning.
One of my destinations: Buenos Aires.
I haven’t stop thinking of that.
I must say I feel a special emotion about living for some weeks (maybe months) in that city,
but as weird as it may sound
-or read-
Buenos Aires is just a step in my quest for the South.
Like a winter bird...
For me it´s like the end
of a cycle;
at this point of my life
I have many plans,
many ideas,
wishes,
desires,
but also many experiences,
tons of fears,
many thoughts,
many feelings
on which I have to think about.

I am scared of myself
and tired of all this loneliness.

Far far away from here...
I want to be
and the worst of me
will remain
apart.

For some weeks
the world I know will stop,
knowing that at the time it resumes
I´ll have you to keep on supporting me
in this journey nobody asked for: life.

Au revoir.

****

I will stop my life without you.
Please stop thinking that little about me,
loving me at the minimum capacity...
It hurts.
So,
see you around,
when the clock starts
moving
again.

Thanks for all the fish.

****

Post data para el tercer mundo hispano parlante:
No te fuiste
más lejos
porque aún
no han construído
un transbordador
comercial
a Marte.

Sino me invitaste a tu rincón del mundo
entonces
me voy a buscar
algo de calor
en el invierno
del otro
rincón.

(voy a Santiago y a Buenos Aires... se aceptan invitaciones a salir)