28.9.06

zzz

ayer de madrugada
desperté y estabas ahí...
estaba tu olor
-otra vez-
el calor de tu abdomen
-almohada firme-
el brillo de tu piel
-humectante natural-
tus largos brazos
-envoltura celofán-
y fuerte espalda...
estaban tus ojos cerrados
-rayo lásser en standby-
y la eterna sonrisa en tus labios...
y volví a dormir
porque sabía que cuidabas mis sueños
ahuyentando pesadillas
alejando mosquitos...
y me querías
a tientas
en la oscuridad...
robé un beso
cerré los ojos
pensando
"te quiero"
y dejando de pensar
en todo lo demás.

21.9.06

diálogos efímeros XXV

- renunció.
- ¿de dónde?
- al despacho de contadores.
- ¿a poco es contadora?
- te lo he dicho mil veces...
- esa carrera me da como escalofríos.
- ¿porqué?
- en mi otra vida fui mujer contadora y por maleta me metí de puta y por eso ahora soy así...
- yo en mi otra vida fui puta y por maleta terminé de administradora ^^
- jajaja nadie es maleta para ser puta, nadie!

*diálogo posteado a petición de todos aquellos que -como yo- están cansados de los poemas chaquetos que se me ocurren*

18.9.06

25





Deseo pasar mi cumpleaños
durmiendo...
apagarme las propias velas
chamuscando el aire
alrededor
viciado.

Quiero dejar de pedir deseos
y esperar por la
desilusión;
desengaño sorpresivo que
esperemos
no sea tan fuerte
cuando
me de cuenta
que nada se cumple
más que los años.

Se me antoja dejar de sentir
lástima por la piñata
que se rompe;
por mi misma
al no coger nunca suficientes caramelos.

Pasar en blanco
el cumpleaños
sin esta cruda asquerosa
provocada por el
remordimiento que me da
el valemadrismo con el que
me tomo la vida:

Sin conciencia política,
cero deseos por reciclar el papel,
apatía social,
hueva laboral…
hueva en general.

365 días
de ver pasar
el tiempo
a lo pendejo
¿por qué este día debiera ser distinto?

Trece llamadas
-fueron un chingo-
las mismas trece felicitaciones
intrascendentes…
igual que todos los años,
y mis mismas respuestas
ojetes.

La apatía de dejar de ser…
para volver
a lo mismo
pero en más viejo
con cansancio en los hombros…
todo más jodido.

Descubrirme como la misma
quejumbrosa
de siempre,
mimada, berrinchuda,
histérica y poco tolerante…
*por no abusar del tintero*

Dos piernas
dos brazos
un par de ojos carentes
de anteojos…
que despega
con un viaje a la isla del té
y cierra con la ida
a la esquina del mundo
5 amigos… a lo mucho…
un montón de conocidos
simpáticos,
el que dejó de estar…
-yo siempre-
el que comienza a conocerme
y se enamora de mis manías
esquizofrénicas.

Permanece,
y se aferra
a un cerebelo quemado,
mi capacidad
crítica mierdera
y mi poca voluntad para
terminar mis proyectos.

Quiero dormir
este cumpleaños,
pasarlo sin sentirlo
y a cambio
me descubro incómodamente
sentada,
escribiendo
para una libreta
a la que le vale
madres
que a mi –como a todos-
el aniversario
me llene de
nostalgia
amargura
tristeza
y soledad.

7.9.06

pocos días como hoy

Cuando estoy triste
escribo
escribo
escribo
para no estar muerta.

Cuando estoy sola
me leo
releo
reflexiono
sobre mis letras
para recordar
cómo se respira.

Pero ahora
pocas veces
me siento inspirada,
-hastío habitual-
me da pereza escribir
no se me ocurren
grandes ideas,
la inercia
atrófiame
los dedos.

Me siento feliz.

Cuando estoy feliz,
llena de emociones
desconocidas,
soy egoísta
sólo pienso en mi.

Felicidad infinita
que se desvanece
por ser una inconstancia
universal.

Cuando estoy feliz
Mi mente radiante
piensa en ti
en voz alta
sin tener que escribir
sin reafirmarme
un carajo.

Mis dedos
dejan de buscar
calor en el golpeteo
ansioso de un teclado
muerto.

Mis pulmones
no necesitan un manual
para absorber el aire
putrefacto
alrededor.

Mi vida comienza
donde mis sueños
poetas
y toda esta
basura emocional
terminan.

Hay días
como hoy
en que extraño
la poesía...

Mañana gris
taza de té...

soledad absoluta
atmósfera artificial.

Recreo el escenario
lugo de detalle
a full
para poder escribir,
reescribir,
escribir...

Empero sé
a la función
una charada;
estoy muy viva
contenta
estás presente
mis palabras
redundantes
no tienen
la emoción
que les brindaba
la soledad
y el melodrama
habitual
de mis mañanas...

Guardo el poema
en el cajón,
escondo al poeta
dentro del caparazón.

Borro el camino
por la arena
me incrusto
dentro del cemento
capitalino,
me quedaré
varada
en el letargo
de esta emoción.

Tomo un puñado
de sonrisas
las guardo en el bolso
con firme intención
de irlas repartiendo
hoy
-sin caretas-
por toda la ciudad.

3.9.06

Ya nadie va a escuchar tu remera


















***Los Redonditos de Ricota***
Esto es efímero
ahora
efímero
¡cómo corre el tiempo!
Tic... Tac efímero
Luces efímeras
(Pero te creo...)

Es casi hipnótico
-El tic no alcanza a tac-
Ni me moja el paladar
El ritmo efímero
¡el grito efímero!
(Pero te creo...)

Un último secuestro no!
El de tu estado de ánimo,
no
Tu aliento
vas a proteger
En este día
y cada día.

Al reloj lo del reloj
Y alrededor del reloj
tu estado de ánimo...