28.3.10

danza de madrugada

Pienso y construyo
Los versos más tiernos
Los armo con cuidado
Los desarmo
Los reordeno…

Voy puliendo las palabras
Al compás de una danza
Similar al álamo
Que se mece con la calma
De la mañana

Y mis versos
Toman forma
Se hacen más hermosos,
Se van volando
Como mariposas
Sobre el rocío

Qué irónica es la vida…
Ahora que tengo tiempo
Y motivo para pensar
Estos versos
Tengo las manos ocupadas
Arrullando al pequeño ser
Que los genera….



y así
cuando me libero
y el sueño ha envuelto
a la pequeña Miní,
no tengo cabeza
para aterrizar mis versos,
ni manos que quieran
sentarse a escribir

y mis versos se van
con la noche que se esconde
y de ellos
solo queda
un triste recuerdo

20.3.10

cantando arrullos

mi madre
se ha dado cuenta
que el remedio
a mi melancolía crónica
son unas pequeñas
pero sonoras
dosis de canto

así, la música
envuelve mi alma
de felicidad,
y me ayuda
a desahogar
la nostalgia

que como una sombra
se apodera
de mis venas
en las tardes
sin viento
de arrullos
eternos....

a cantar

2.3.10

espere en la línea
fórmese allá
aguarde un momento
nuestros operadores continúan ocupado
su llamada es muy importante
para nosotros el cliente es primero

cuanta mentira...


todo sobre alguna mala versión
de las sinfonías de Salzburgo


somos pura espera
la vida se nos va
con el teléfono
entre la oreja y el hombro

entre el número 23 y el 439
vivimos esperando que la vida pase
que la vida llegue
que la vida se detenga
y que la vida se vaya

al llegar al final de la fila
veo que me he equivocado de caja,
tengo que volver a empezar...

esperamos prestadores de servicio
la llegada de la familia
la adquisición del título profesional
los vuelos que se demoran

esperamos para estar acompañados
y cuando lo estamos
esperamos para estar solos de vuelta.

y entre tanta espera
entre Para Elisa y Scott Joplin
vivimos,
pensamos,
estamos,
somos...

finalmente me dan tono
y aquel que controla mi destino
de quien depende mi existencia presente
aprieta el botón incorrecto
y me cuelga

qué gran hijo de puta...

hay días como hoy
en los que es mejor no saber usar una escopeta.