28.2.11

diálogo efímero XLVIII - happy unbirthday to you

llamé a mi ahijada para desearle feliz cumpleaños.
primero no me atendía porque se lavaba los dientes
después me ignoró constantemente porque estaba viendo los Oscars.
finalmente me dijo de muy buena gana que su regalo le daba vergüenza llevarlo a la escuela. y de corazón me dijo que le había gustado mucho.
lo cual me dio doble tristeza...
al final confesó que la había desilusionado que no tuviera nada adentro. y yo había mandado chocolates pero no los metieron.
para cerrar me dice: bueno, si yo también te quiero y todo eso pero... ya vas a colgar? o tienes algo más para decirme?

hay diálogos que quisiera que se evaporasen. pero éste me va a quedar tatuado. ya lo sé

24.2.11

no soy

soy el perro al que le suena la panza
e igual come porque no sabe si viene el mañana

soy el click porno
que se pierde en el cyberespacio

soy unos versos
tipeados en un blog pasado de moda

soy ese poema romántico
melancólico en tu bandeja de correo basura

soy un gaucho
parado junto al alambrado
que mira a un caballo
mientras espera la muerte

y cuando alguien lo saluda
contesta
todos tenemos cáncer.

23.2.11

Milonga

A primera impresión, a una extranjera de origen mexicano, la palabra “milonga” le suena a albur; a doble sentido.  En realidad en mi país es una palabra que no se usa; creo que ni siquiera se sabe que es de origen africano, probablemente porque la inmigración africana en México es poco significativa a comparación de otras partes de América – digamos EUA y Sudamérica.  Así pues, cuando llegué a Buenos Aires en el 2006, la milonga me sorprendió como vocablo de la cotidianeidad musical y cultural de la ciudad “ella baila en una milonga,” “vamos a la milonga,” “el clima del tango que quedó impregnado de la milonga” etcétera; después me sorprendería de otras maneras (visual y auditivamente), cuando tuviera la oportunidad de colarme en una.

Pero para ir a la milonga hay que vivir en Buenos Aires, si no parece que la milonga se esconde de los turistas.  Por lo menos en mi caso, mi contacto con el tango como turista se reducía a pasear por las calles de san Telmo, tarareando algún tema de Gardel (me sé pocos) o entrar a una boutique de Palermo Soho donde los oídos son saturados con lo lounge de Gotan Project, que por aquellos tiempos también sonaba en los centros nocturnos y bares de la capital mexicana.

bailan Elina Ruiz y Tate di Chiazza


¿Qué contradicción, no? Por un lado el estereotipo alrededor de la música de Gardel, se asemeja a algo clásico, como de pecera congelada.  Y la sensación del tango electrónico es como de evolución forzada; como que hoy en día todo es electrónico: los celulares, los microondas, los autos y la música. Entonces uno se cuestiona ¿esto es sólo así, el tango es un ejercicio bilateral de clásico y electrónico? Me quedaba la percepción de que en medio de este penduleo debía haber algo. Pero ¿qué? Un par de meses bastaron para que comenzaran las dudas sobre lo que –a mi juicio- era realmente el tango.

13.2.11

Huapango, Gustavo Dudamel Orquesta Sinfonica Juvenil


Dudamel es un grande, y si sigue así, va ser un gigante.
Gracias por hacer brillar este hermoso Huapango de Moncayo.

11.2.11

eureka

cuando viene la inspiración...
arrasa con todo
(hasta con esa cosa importantísima que tenía que escribir antes de estar procastinando en este blog donde no se para nadie ni a atarse los cordones de los zapatos).

9.2.11

añorando

añorando
la última media hora en la oficina.

me encantaba esa última pausa
porque la usaba para todo;

iba al baño
leía, escuchaba música,
tomaba cerveza,
escribía, pensaba...
cómo pensaba!
y cómo fumaba!

realmente me gustaba fumar en esa oficina
hasta que se me amarilleaban
las uñas de los dedos

y hacer excursiones por café
con los amigos cercanos
que me ayudaban
a deshilvanar el mundo
y volverlo a tejer

la última media hora
que duraba para siempre.
llena de frío, de poca luz,
sin tele, sin comida.

un lugar
lleno de nada...
vacío.

ahí sigue mi planta
mi computadora
los marcos de las fotos

ese confin que de día era estresante
horriblemente apático
y de noche era abrazador
era mi hogar.

me dicen
que la compu está vieja
y ya no me extraña.
la planta creció,
cambiaron todas las personas de las paredes.

cómo me gustaba poder decir que tenía una junta para llegar
más tarde...

después de las seis
empezaba a vivir

8.2.11

el último en irse... que apague la luz

dentro de ese cerebro
la luz está apagada
las ideas están
o no están
no se sabe
porque no se ve nada

y entonces aparece
ese maldito gusano;
la responsabilidad

tienes que escribir,
tienes que estructurar,
elaborar,
programar,
ajustar las palabras al espacio
y al tiempo

de última...
tienes que inventar

pero no viene nada
se cierran los ojos
se
cierran
se...

no hay música clásica
ni café
o alucinógeno con helado
que te prenda la luz

eres un mueble
del cuello para arriba

y abajo,
en la panza,
un ejército de mariposas
revolotean diciendo:
si no escribes
no comes


si no escribes
no vas
te quedas
igual que siempre
en este lugar
donde no hay luz
y las ideas se tropiezan
con las esquinas
y las patas de la silla

escribe
escribe!!!

o
te quedas atrás
donde nadie te lee
donde no existes