28.6.12

Mad Girl's Love Song

"I shut my eyes and all the world drops dead;
I lift my lids and all is born again.
(I think I made you up inside my head.)

The stars go waltzing out in blue and red,
And arbitrary blackness gallops in:
I shut my eyes and all the world drops dead.

I dreamed that you bewitched me into bed
And sung me moon-struck, kissed me quite insane.
(I think I made you up inside my head.)

God topples from the sky, hell's fires fade:
Exit seraphim and Satan's men:
I shut my eyes and all the world drops dead.

I fancied you'd return the way you said,
But I grow old and I forget your name.
(I think I made you up inside my head.)

I should have loved a thunderbird instead;
At least when spring comes they roar back again.
I shut my eyes and all the world drops dead.
(I think I made you up inside my head.)"

Sylvia Plath


tenía mi edad cuando se le ocurrió meter la cabeza adentro del horno [sic]

25.6.12

la primer tarea de H

(que hizo su madre mientras ella se sacaba los mocos y miraba pocoyó)



Diego Rivera


Nació en la ciudad de Guanajuato en 1886 .  Es uno de los más importantes pintores mexicanos.  La mayoría de los edificios históricos de la ciudad de México están adornados por sus fabulosos murales: el Palacio Nacional (o palacio de gobierno), la Secretaría de Educación, el teatro de los Insurgentes. También edificios fuera del DF como el Palacio de Hernán Cortés en Cuernavaca  (45 Km. al sur del DF) y la Escuela de Agronomía de Chapingo. Rivera pintó su primer mural en una pared de la Preparatoria Nacional en 1922.

Cuando tenía 21 años, se ganó una beca que le permitió ir a estudiar primero a Madrid y luego a París, pero no se quedó viviendo en ningún lugar, sino que repartía su tiempo entre México, España, Ecuador, Francia.  Incluso visitó varias veces la Argentina. Estudió con todos los grandes pintores impresionistas en Europa. Fue parte del movimiento llamado “la escuela de Pont Aven” fundada por Vincent van Gogh.

La convivencia con los pintores e intelectuales cubistas como Pablo Picasso, surrealistas como Marx Ernst e impresionistas como Paul Cezanne  le da a sus pinturas un manejo del color que no tiene ningún otro muralista mexicano.

Tuvo 3 mujeres: la artista rusa Angelina Beloff, la “Gata Marín” una mujer indígena de ojos verdes que está retratada en muchas de las pinturas de Rivera, y la famosa pintora Frida Kahlo.

Era un ferviente militante comunista. Como dice el historiador inglés Eric Hobsbawm, en esa época (los años 30) el intelectual que no hacía política, que mejor escribiera diccionarios.  Eran años de conciencia política activa, los artistas plasmaban sus ideas políticas en sus cuadros.  Los murales de Rivera muestran la historia mexicana mezclada con las tradiciones, los colores de la tierra, las técnicas europeas y las ideas de progreso y comunismo.  Hay mucho para mirar en los ojos negros de los indios que pintaba Rivera. Hay mucho para mucho para pensar mientras se admiran esos gigantes murales en las escalinatas de Palacio Nacional donde conviven los mexicas con los comunistas, el campesinado, los nahuales prehispánicos, los conquistadores, los niños, los revolucionarios…

Rivera hizo de los alcatraces (las calas) las flores iconográficas de la pintura mexicana.  Su obra alejó estas hermosas flores de los panteones y las llevó a decorar las casas, museos y ramos de novias en todo el país.

Sobre todo Diego Rivera pintó en los ojos de los niños indígenas mexicanos, los resultados de la Revolución: en un país que salía de una guerra civil de más de 10 años, se proclamaba progreso, cultura, desarrollo. Pero en realidad lo que dejó la revolución fue pobreza, hambre y un país devastado. Los chicos seguían andando descalzos y desnutridos por las calles de todo el país.  Y ahí continúan, igual que como Diego los pintó en sus los cuadros… niños de ojos grandes y hermosos, llenos de esperanzas y con los pies descalzos.

Diego Rivera murió en la ciudad de México en 1957 y está enterrado en la rotonda de los Hombres Ilustres, en un hermoso sepulcro de piedra volcánica.

16.6.12

Rayuela (fragmento)

Me atormenta tu amor que no me sirve de puente porque un puente no se sostiene de un solo lado, jamás Wright ni Le Corbusier van a hacer un puente sostenido de un solo lado, y no me mires con esos ojos de pájaro, para vos la operación del amor es tan sencilla, te curarás antes que yo y eso que me querés como yo no te quiero. 


Capítulo 93, Rayuela. Cortázar.

Casa del Puente, 1940's. Argentina. Williams

10.6.12

simbiosis



Symbiosis (from Ancient Greek sýn "with" and bíōsis "living")
is close and often long-term interaction between different biological species.


cercana
y a menudo duradera
interacción
entre
diferentes
especies
biológicas...




Cecropia Trees and Azteca Ants





interacción constante
anestesia de los 
sentimientos propios y ajenos.

línea misteriosa
que corta la palma de la mano, 
de izquierda a derecha


hormiga carnívora que
devora las lianas de tu prisión vegetal.
danzando por arriba de un 
lunar recién nacido...

te vas a acostumbrar a que yo estoy
a que no me escapo;
como el destino y un accidente de auto, 
sin yeso, cabestrillo ni dolor.



la separación, cuando no imposible,
genera un dolor mucho más
importante que todas las
multinacionales juntas.

7.6.12

escribir, escribir, escribir...












Bailando, para no estar muerto

Una noche, mientras me estaba sirviendo, mi amigo camarero, Laurent, que trabajaba en la Brasserie Champs du Mars cerca de la Torre Eiffel, me habló de su vida.
-Trabajo de diez a doce horas, a veces catorce -me dijo- y después a medianoche me voy a bailar, bailar, bailar hasta las cuatro o cinco de la mañana, y me acuesto y duermo hasta las diez y luego arriba a las once a trabajar diez o doce horas y a veces quince.
-¿Cómo consigue hacerlo? -le pregunté.
-Fácilmente -dijo-. Dormir es estar muerto. Es como la muerte. Así que bailamos, bailamos para no estar muertos. No queremos que eso ocurra.
-Qué edad tiene usted -le pregunté.
-Veintitrés -me dijo.
-Ah -dije, y lo tomé gentilmente por el codo-. Ah. Veintitrés, ¿no?
-Veintitrés -dijo sonriendo-. ¿Y usted?
-Setenta y seis -dije-. Y yo tampoco quiero estar muerto. Pero no tengo veintitrés. ¿Qué puedo hacer?
-Sí -dijo Laurent, inocente y todavía sonriendo-, ¿qué hace usted a las tres de la mañana?
-Escribir -dije al cabo de un momento.
-¿Escribir? -dijo Laurent, asombrado-. ¿Escribir?
-Para no estar muerto -dije-, como usted.
-¿Yo?
-Sí -dije, sonriendo ahora-. A las tres de la mañana escribo, escribo, ¡escribo!
-Tiene mucha suerte -me dijo Laurent-. Es usted muy joven.
-Hasta ahora -dije y apuré mi cerveza y me fui a sentar adelante de mi máquina de escribir, a terminar un cuento.
Ray Bradbury.
quien ayer, 
a los 91 años dejó de escribir y, 
de alguna manera, 
se llevó con él,
algo muy especial 
que había en mí.


1.6.12

sobre el arte efímero

(los dinosaurios van a desaparecer)



Los bandoneones están destinados a morir, quedan muy pocos, los árboles con los que se fabricaban no existen más, qué va a pasar con el tango cuando el último bandoneón deje de tocar?

Los Stradivarius que fueron protegidos para que no se los comieran los insectos de 1600 sin saber que eso condenaría su sonido como único a 1200 instrumentos aprox (ahora casi la mitad). Entonces no habrá más Mendelssohn cuando se pudra el último violín rojo?

Ahí dónde termina el objeto no muere el arte, sino que trasciende a través de la memoria y la tradición oral/cultural de un pueblo. Siempre quedan vestigios, pautas, migajas como en Hansel y Gretel... mientras haya una migaja, el arte no puede desaparecer.

Una señora que grabó la voz de su hija con un micrófono de 1945 no iba a saber que 60 años después esa grabación sería amplificada, remasterizada, depurada y ahí, donde solo estaba la voz a capella de una niña de 8 años, estaba contenida la cañada de las sierras cordobesas.

La madre murió, la niña es una vieja sabia de la región, que todavía canta, la cañada permanece intacta.



reflexiones tomadas del texto de Avelina Lésper; Efímero