16.1.09

nota sobre la era del imperio

La memoria es la vida. Siempre reside en grupos de personas que viven y, por tanto, se halla en permanente evolución. Está sometida a la dialéctica del recuerdo y el olvido, ignorante de sus deformaciones sucesivas, abierta a todo tipo de uso y manipulación. A veces permanece latente durante largos períodos, para luego revivir súbitamente. La historia es la siempre incompleta y problemática reconstrucción de lo que ya no está. La memoria pertenece siempre a nuestra época y constituye un lazo vivido con el presente eterno; la historia es una representación del pasado.

Pierre Nora, Les lieux de la mémoire, vol. I : La République, París, 1984, p. XIX.

2 comentarios:

Amorexia. dijo...

y no somos nada sin el pasado, o la conexion sentimental que tan politicamente se describe.

saludos desde mi herido pero valiente país.

Merboy dijo...

a ver si ahora que acabaste con la innombrable, posteas mas seguido ...