13.12.11

diálogo efímero LII - cerdito

Un local de productos de granja. 
En la vidriera, una foto de un cerdito muy chiquito muerto sobre una bandeja. 
Pasa una nenita con la madre. 


- La nenita mira y dice "Ay, el cerdiiiito" 
- La madre, sin mirar de qué se trataba el local ni la foto, contesta "Viste qué lindo?". 


Medio rara, la escena.
(del muro del maestro Juan Stafforini)

11.11.11

juan gelman


Cuando al entrar al verso me disloco
o no cabe un adverbio y se me quiebra
toda la música, la forma mira
con su monstruoso rostro de abortado,
me duele el aire, sufro el sustantivo,
pienso que bueno andar bajo los árboles
o ser picapedrero o ser gorrión
y preocuparse por el nido y la
gorriona y los pichones, sí , que bueno,
quién me manda meterme, endecasílabo,
a cantar, quién me manda
agarrarme el cerebro con las manos,
el corazón con verbos, la camisa
a dos puntas y exprimirme,
quién me manda, te digo, siendo juan,
un juan tan simple con sus pantalones,
sus amigotes, su trabajo y su
condenada costumbre de estar vivo,
quién me manda andar grávido de frases,
calzar sombrero imaginario, ir
a esperar una rima en esa esquina
como un novio puntual y desdichado,
quién me manda pelear con la gramática,
maldecirme de noche, rechinar
fieramente, negarme, renegar,
gemir, llorar, qué bueno está el gorrión
con su gorriona, sus pichones y
su nido, su capricho de ser gris,
o ser picapedrero, óigame amigo,
cambio sueños y músicas y versos
por una pica, pala y carretilla.
Con una condición :
 
                                   déjeme un poco
de este maldito gozo de cantar.
 

4.11.11

leandro alem y córdoba


Caída en el anonimato
de una autopista infinita,
paloma, estás muerta.

Tus formas imitan
los límites con la nada,
la tristeza,el dolor
y el llanto condensado.

Ha cesado tu vuelo
entre concreto
y miradas dispersas.

Paloma
las ruedas inmisericordes
te arrollan sin piedad.

¿Dónde quedó el bosque
donde naciste?

Esa rama,
ese nido,
ese nicho…

Te irás despidiendo
paloma,
en silencio.

E irás desapareciendo
por partes
sin que nadie te llore.


2.11.11

galatea


Rafael - Galatea- Villa Farnesina - Roma

¡Oh más dura que mármol 
a mis quejas, 
y al encendido fuego en que me quemo 
más helada que nieve, Galatea!, 
estoy muriendo, 
y aún la vida temo; 
témola con razón, pues tú me dejas, 
que no hay, 
sin ti, 
el vivir, 
para qué sea. 
Vergüenza he que me vea 
ninguno en tal estado, 
de ti desamparado, 
de 
mí 
mismo 
yo me corro agora. 
De un alma te desdeñas.
¿De un alma te desdeñas ser señora? 
donde siempre moraste, 
no pudiendo de ella salir un hora.
Salid sin duelo, 
lágrimas, 
corriendo. 
  

 Cancionero de Medinaceli 
Música: Pedro Guerrero / Letra: Garcilaso de la Vega

23.10.11

sueños surrealistas

Soñé que iba a una boda en pareja con un antiguo compañero de colegio que se sorprendía por el nacimiento de un pelo infinito en mi cara y me mandaba a la ducha. Soñé que corría sangre por las venas del mundo y alguien la desperdiciaba lavando la calle a manguerazos de agua colorada mientras charlaba con un espectro. Los piojos me comían las ideas. Yo me comía los piojos.  Eso me volvía todas las mujeres que conocí en mi vida. “La finalidad de la vida no es prosperar sino transformarse." me decía Eileen Agar.

Desperté y me lancé al vacío.

Leonora Carrington

21.10.11

El gato y la simbología ambivalente IV




El gato como símbolo de poder


   “He estudiado a una gran cantidad de filósofos y a una gran cantidad de gatos.
La sabiduría de los gatos es infinitamente superior.”[1]

Existe otra acepción más para sumar a esta connotación polémica alrededor del gato, y es su estatus como símbolo de poder económico.  Ya dijimos que en el Renacimiento y la Ilustración, los gatos se convirtieron en compañeros y amigos de grandes personajes.  Con la aparición de una nueva clase social -la burguesía- el gato (comúnmente relacionado a reyes y figuras de poder hegemónico) pasó a ser un bien deseado por los señores burgueses.

Durante el siglo XVIII, en los talleres de imprenta franceses, se comenzó a poner en práctica una derivación exótica de la fiesta de San Juan en donde, tradicionalmente se mataban gatos.  Pero esta vez, a los gatos no se les mataba por considerarlos entes demoníacos, sino por ser íconos del poder de los patrones opresores.

Robert Darnton, en una obra titulada “La Matanza de los Gatos y otros Episodios en la Historia de la Cultura Francesa[2] relata un cruento episodio llevado a cabo en el patio del taller de la imprenta en la calle Saint-Severin de París. En general, el autor dice que, al hacer historia sobre la vida privada de los trabajadores, el apartarse del camino trillado y ortodoxo de la historiografía contemporánea no es una metodología en sí, pero el uso de fuentes como anécdotas, poemas y cartas (como en el caso de este testimonio), otorga la posibilidad al lector de disfrutar visiones poco usuales de la historia que pueden ser muy reveladoras.[3]

En este caso en particular, la matanza de gatos es como una metonimia[4] que representa, simbólicamente, la opresión burguesa ante los obreros de las imprentas parisinas en el siglo XVIII.  Los impresores vivían y respiraban una atmósfera de costumbres y creencias tradicionales que lo penetraba todo. En un contexto general, los gatos simbolizaban, entre otras cosas: sexo, violencia y brujería. Eran utilizados para muchos remedios medicinales y con frecuencia, eran un símbolo importante del Carnaval.  El carnaval en Francia, como en otros lugares del mundo, ha sido por siglos un medio utilizado por la juventud para expresar sus deseos más carnales, permitiendo a la gente del pueblo salir, por unos momentos, de la represiva realidad. Matar a los gatos significaba muchas cosas, pero en el caso de los obreros de la imprenta parisina, significaba humillar al patrón burgués y “violar” de manera simbólica la intimidad de la patrona al matar a la gata consentida Grise (que era como parte de la familia) y dar a conocer así su adulterio con el sacerdote del pueblo (algo sabido por todos, incluso por el patrón, pero nunca exteriorizado). No conformes con eso, el texto revela que los obreros, después de cometer su fechoría, reían a carcajadas en el taller, al ver cómo el aprendiz, que era un excelente copista (imitador), repetía la escena de la matanza una y otra vez, no para recordar a los gatos difuntos, sino para restregarle al patrón que habían encontrado una ranura por donde violar su autoridad, cogerse al gato, matar al gato, ultrajar a su mujer, una y otra vez remembrando como cual eco, esta violación a su autoridad. 

En este texto no podemos encontrar un odio de clases porque aún no existe la consciencia de clase, aunque si se manifiestan las diferencias entre unos y otros, ricos y pobres por lo menos.  Pero al no haber conciencia de clase, la clase obrera no puede rebelarse por completo y busca siempre medios para liberar su represión, utilizando al gato como un símbolo que alguien tres siglos después no comprendería a menos que tuviera claro el contexto en el cual se llevó a cabo la gran matanza; lejos de dios, lejos del diablo y, como siempre, más cerca de los seres humanos.

Así, aparece en el testimonio histórico una tercera faceta de la compleja simbología felina. Y se explica, de una manera novedosa, que este animal/dios/demonio matado tantas veces, siga conservando, algunas de sus tantas vidas.

para más sobre la simbología felina leer los capítulos anteriores:
1. entre el dios y el demonio
2. el gato como dios
3. el gato como demonio


[1] Se atribuye esta frase al escritor francés, Hypolite Taine.
[2] Robert Darnton, La Gran Matanza de los Gatos y otros Episodios en la historia de la cultura Francesa”, FCE, México,2000.
[3] Cita: cuando no podemos comprender un proverbio, un chiste, un rito o un poema, estamos detrás de la pista de algo importante (pg. 12).
[4] Figura retórica que designa una cosa con nombre de otra.

17.10.11

cuestionario de Proust




Cuál es el más bajo nivel de miseria ? la ignorancia

Cuál es tu idea de felicidad en la tierra ? estabilidad emocional

Quiénes son tus héroes favoritos de ficción ? Jean Valjean… porque es muy real

Quiénes son tus personajes favoritos en la historia ? los bandoleros sociales (Robin Hood, Pancho Villa, los evasores de impuestos).

Quiénes son tus heroínas favoritas en la vida real ? 
las mujeres que se levantan a las 6am a vender tortillas en un pueblo olvidado y a las 12am siguen con la sonrisa en la cara, porque la vida es maravillosa.

Quiénes son tus heroínas favoritas en la ficción ? 
hay muy pocas heroínas en la ficción que me gusta. pero la protagonista de Great Expectations, Estella.

Tu pintor favorito ? Van Gogh, Rothko

Tu músico favorito ? Bach (aunque sea trillado), Mozart, Jarvis Cocker más moderno

La cualidad que más admirás en un hombre ? la honestidad

La cualidad que más admirás en una mujer ? la discreción.

Tu virtud favorita ? El orden.

Tu ocupación favorita ? escribir

Quién te gustaría ser ? yo misma pero sin remordimientos

Cuál es tu color favorito ? morado

Cuál es tu ave favorita ? el xenzontle

Cuáles son tus escritores favoritos de prosa ? EJ Hobsbawm, García Márquez, Alejo Carpentier… hay muchos. Creo que es más por libro que por autor.

Quiénes son tus poetas favoritos ? Pasa igual. Mi favorito es el viaje en paracaídas de Huidobro.

Quiénes son tus héroes favoritos de ficción ? Esto no lo habían preguntado ya? Qué pocos héroes que tiene mi generación… Batman

Qué es lo que más te desagrada ? me desagradan muchas cosas. La gente en general. La gente estúpida en particular (osea, es una redundancia)

Cuál es tu mayor miedo ? Morir ahogada en una alberca con cubierta automatizada que además sea pista de disco del otro lado. (lo he soñado ya varias veces)

Qué evento en la historia militar admirás ? Me divierte el hundimiento de la armada invencible. La invasión Francesa a Rusia en 1904. Las guerras del Peloponeso. La gran batalla de Puebla!!!!

Cómo te gustaría morir ? en casa, en paz, pudiendo despedirme de la gente que quiero.

Con qué frase te gustaría que dios te reciba ? quién escribió estas preguntas? por dios!!! que mamada… me gustaría que me recibiera el coro de ángeles cantando “adeste fideles” 

Cuál es tu mala palabra favorita ? pinche

Cuál es tu palabra favorita ? van variando. generalmente son cosas que yo invento. como mengambrea (hecho de un material de origen dudoso). o palabras graciosas, como descuachalangar (desmembrar) creo que ésta también la inventé yo.
y algunas del argot chilango de mi generación como: chale. me gustan mucho las palabras del lunfardo, como totiga y zapán aunque ya casi nadie las dice

13.10.11

Elisa DiBiase - Trío

¡Caracoles!
Han brotado de esta tierra húmeda.

Sus conchas son pequeñas cuevas 
donde aún resuenan los ecos de la lluvia.

Legiones pluviales invaden el jardín 
y trepan por la casa; 
se mueven con el paso inmemorial del agua 
(con esta lentitud han esculpido los ríos las montañas).

Estoy segura que sus almas copian la gota en un cántaro que canta. 

La frescura de la noche es suya. 

(El infinito respira en espirales.) ~





Ícaro
No te equivoques,
no son de ave estas alas que desde mí
extienden su hermosura.
Sus dedos las recamaron de oro líquido
y levísimas plumas.
Dédalo las hizo para la fuga.
Y tampoco te engañes
que, aunque pesan y las mueve el aire,
su material es un ebúrneo sueño y,
aunque las venzan las brasas solares
y se despedacen
                       y yo caiga
y el océano me engulla y me desolle,
ese sueño y mi figura
en la cenit de la belleza fulgurante
permanecerán.

El vértigo del sol en mis pupilas es inmarcesible. ~




La mosca
En tu corazón seis patas. 
Pesa y zumba el presagio negro. 
En ti ha posado el asco craso de sus alas. 
Te reflejas en todos sus ojos
              [y no te tiene miedo. ~







Elisa di Biase (Ciudad de México, 1981) estudió Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM. Actualmente cursa estudios de maestría en literatura en la Universidad Complutense de Madrid, con el apoyo de una beca de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.



5.10.11

una silla, un tronco y el flashazo en unos matorrales.

de Las Historias de Alberto Chimal
[setenta]
Desde donde estoy
No alcanzo a ver el fin del bosque,
No distingo si es una silla tapizada o rota,
No sé quién se esconde tras el leño
de un árbol caído o de una pierna putrefacta.
Eres una iguana
o un pedazo de papel periódico expectante,
Tal vez una liebre asustada
en vez de una bolsa de plástico volando al sur del océano atlántico,
Eres un flashazo artístico de una canaleta llena de mierda
o la tapa sensacionalista del crimen de Candela.
Puedes ser tantas cosas…
Pero no eres nada;
Eres el retoque ideático
de un programa de computadora
masivamente instalado
en teléfonos celulares
y en millones de cabezas.

---
imagen e idea original del blog de a. chimal.

3.10.11

Alfonso Armada (fragmento)



En la radio alguien canta en otro idioma:
melodías de barco de vapor.
Pero nadie tararea, nadie baila.
El tiempo corre en zig-zag
y luego se queda desmadejado
como un muñeco en una esquina.


Después la cama estará fría,
y me quedaré pensando
escuchando las melenas de lluvia
contra el patio,
los últimos grifos,
una sombra que no entiendo
susurros
y los sueños empiezan a correr como arañas.
Un gran esqueleto de ballena
y nosotros jugando al escondite.
Xilofón de risa y viento.
El relojero agachado sobre su mapa del tiempo,
el zapatero golpeando contra una goma insensible,
el tranviario que no sabe que me lleva al paraíso.
Y una mentira,
una moneda que ha perdido la efigie
y la luz que me toca el pecho como si fuera mi madre.
Si brilla una estrella
me la meteré en la boca,
ahora que todavía no sé decir lo que siento
y la culpa es polvillo de mariposa,
la sombra de una torre
que tronza mi tranvía.

26.9.11

diálogo efímero LI - Cerdo



- Qué haces?
- Qué hago de qué?
- Estás tirando basura!
- Esto? Esto no es basura, es una colilla de cigarro.
- Cómo que no es basura? Por qué crees que se tapan las coladeras?
- Una cosita así no tapa todas las coladeras. El sistema de desagües de esta ciudad es deficiente.
- No seas mamón. Sabes de qué hablo, de tu actitud. Si un universitario no es capaz de de caminar 10 metros y tirar la basura en un basurero, quién va a cuidad de nuestra ciudad?
- Pues que limpien los barrenderos.
- Que argumento de mierda.
- Al contrario, tirando basura al piso preservo su trabajo.
- Tirar basura sólo te hace ser un marrano. Pero explicar por qué la tiras te hace ser un pendejo.

ella regresa, se agacha, toma la colilla y la tira en un tacho a 5 pasos. veinte minutos después, el mismo estudiante universitario (hoy burócrata de clase media) tira una bolsa de papas fritas.

no le pidamos al presidente y a los ministros que arreglen el mundo...

12.9.11

censura y sexualidad en la obra de Foucault


Hablar de censura nos lleva a hablar de escritura, porque no hay mejor forma de observar una censura que en el tachón mismo. Lo pensado se convierte en lo dicho y eventualmente en lo escrito, así que los placeres de la sexualidad de una sociedad terminan, tarde o temprano, reflejados en la producción literaria de la misma. 

La prohibición de textos no es más que la censura y restricción de pensamientos, propuestas, proyectos, teorías, experiencias, análisis, utopías, historias, fantasías, etcétera; ajenas, contrarias y peligrosas para la ideología que se pretende difundir y conservar dominante.  

En este sentido, su pasado más remoto parece datar desde el invento de la escritura (incluyendo la pictografía), aunque la persecución de textos se generaliza y puede seguirse documentalmente a partir de la invención de la imprenta y el surgimiento del libro como actualmente lo conocemos, entre otras razones porque la imprenta abrió la posibilidad de la popularización y masificación de cualquier lectura y de esta manera todo puede ser expresado a través de la palabra escrita. 

Para Foucault esto no se refleja exclusivamente en la caza de libros prohibidos que estudian Lucien Febvre o Roger Chartier[1], sino en la misma “producción de saber” que dice lo que calla. Ejemplo: los miles de millones de edictos -inquisitoriales- que prohíben los libros demostrándonos que la gente convertía sus deseos en discursos y luego en textos e incluso los publicaba; que el poder institucional prohibía la masificación de los textos prohibidos pero dejaba que se publicaran (o a veces se le escapaba el asunto de las manos); que a pesar de la censura literaria las personas seguían teniendo acceso a la literatura erótica, tal vez por morbo, tal vez por identificar su maraña emocional interior con un discurso previamente concebido por alguien más.


[1] FEBVRE, Lucien y MARTÍN Henri-Jean, The Coming of the Book: The Impact of Printing 1450-1800 (La aparición del Libro), Ed. Verso Classics, New York, pp. 167-180, 248-319.
CHARTIER, Roger; Lecturas y Lectores “populares” desde el Renacimiento hasta la Época Clásica; Editorial Taurus, pp. 415-472.



7.9.11

A Rose is a Rose is a Rose...



Si (como el Griego afirma en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa,
en las letras de rosa está la rosa
y todo el Nilo en la palabra Nilo.
(Fragmento del Golem de Jorge Luis Borges).


Si es verdad que de la ausencia del bien pasado nace la nostalgia, no habrá que pensar que la censura de la escritura sea un asunto de preocuparse en la medida que ésta no llegó (en el caso que ya comentaré) a manos lectoras demandantes.  Pese a lo anterior, la palabra censura es de por sí censurable, aún cuando ésta no nos parezca arquetipo de la cosa.  En la escritura de la palabra “censura” se demuestra que ésta tiene un efecto contrario, expresa un concepto que no representa.  La sola vista de la “censura” nos permite pensarla y existe, en este sentido, en tanto la representamos con siete letras; existencia que en sí misma niega. Habría que censurar la censura: quitarle letras, tacharla, ponerle corrector y un manchón de tinta, así luego viene el arquetipo “C ns ra”.  Desde el arquetipo la censura tiene un lugar heterotópico, minando el lenguaje y causando inquietud, desde el lugar común del lenguaje tiene un espacio antiutópico, a eso se le ha llamado realidad.  En la acción, más que en la palabra, está lo censurable.  Esta es mi reflexión.


5.9.11

volver a esa antigua frontera mía


¿dónde queda la frontera cuando te has ido?
la frontera no es una línea física, sino una barrera imaginaria. nos gusta dibujar la frontera, construirla, para mirarla, para comprender nuestros conjuntos, nuestras limitantes y nuestras áreas de acción.

el problema está en que, cuando se rompen las fronteras, no existen más. esto, aunque es algo positivo, genera angustia. finalmente, te has hecho ciudadano del mundo. y tu tierra -con su frontera de cemento y su mar tan vivo- ha quedado en tu memoria.

cuando alguna vez vuelvas, ahí estará el malecón, y las olas y el agua cristalina, y el sabor a mar y el olor de la salsa y todo eso que es tan nostálgico. todo está pero está distinto. en cierto sentido nada quedó como lo dejaste, ni siquiera el polvo sobre tus libros.

cuando vuelvas ahí, los niños serán menos niños, los viejos tendrán más arrugas o tal vez estén muertos. las palabras que usabas serán parte de un caló urbano casi extinto.

cuando vuelvas del otro lado, verás que la frontera ya no está ahí, la frontera va contigo, expandiéndose. porque está viva.

y por eso duele más...





las fotos son de nar9.com

30.8.11

my first affair with that older woman




when I look back now
at the abuse I took from
her
I feel shame that I was so
innocent,
but I must say
she did match me drink for
drink,
and I realized that her life
her feelings for things
had been ruined
along the way
and that I was no more than a
temporary
companion;
she was ten years older
and mortally hurt by the past
and the present:
she treated me badly:
desertion, other
men;
she brought me immense
pain,
continually;
she lied, stole;
there was desertion,
other men,
yet we had our moments; and
our little soap opera ended
with her in a coma
in the hospital,
and I sat at her bed
for hours
talking to her,
and then she opened her eyes
and saw me:
"I knew it would be you,"
she said,
then she closed her
eyes.

the next day she was
dead.

I drank alone
for two years
after that.

c7202.jpg.jpeg
charles bukowski
"at times you get so alone that it just makes sense"

---
(lo voy a traducir yo, modestamente.)

cuando miro hacia atrás en el tiempo
me da pena haber sido
tan inocente
por todo el abuso cometido con ella,
pero he de decir
que me igualaba copa
a copa,
y me doy cuenta que su vida
sus sentimientos
se fueron arruinando
a través del camino
y que yo no era más que un
compañero temporario;
ella era diez años mayor
mortalmente herida por el pasado
y el presente;
me trataba pésimamente;
abandono, otros
hombres;
me trajo dolor
inmenso,
continuo;
ella mentía, robaba;
había abandono,
otros hombres,
empero tuvimos nuestros momentos; y
nuestra pequeña comedia terminó
con ella en coma
en el hospital,
y yo sentado junto a su cama
por horas
hablándole,
y cuando ella abrió los ojos
y me vio,
dijo:
"yo sabía que eras tú."
luego cerró los
ojos.

al otro día ella estaba
muerta.

Bebí solo
por dos años
después de eso.

20.8.11

diálogo efímero L - Digresión

- Me han contado que te encuentras perdido.
- “encontrar perdido” qué paradójico...
- ... no lo sé
- Oxímoron.
- Pero dime ¿estás perdido? yo noto en tu mirada algo extraño
- no he dormido bien
- ¿Últimamente?
- Desde hace 15 años
- Oh, entonces dejaré de pensar cosas basándome en cómo se ven tus ojos
- Mis ojos ya no dicen nada, lo que quieras saber pregúntalo, será algo que escucharás.
- ¿Gustas otro café?
- (Eso es lo único que se te ocurre preguntar?) Si, gracias.

16.8.11

mujer en camisa


Mujer+c-camisa-+André+Derain.jpg
Mujer con Camisa de André Derain

Te amo así, sentada,
con los senos cortados y clavados en el filo,
como una transparencia,
del espaldar de la butaca rosa,
con media cara en ángulo,
el cabello entubado de colores,
la camisa caída
bajo el atornillado botón saliente del ombligo,
y las piernas,
las piernas confundidas con las patas
que sostienen tu cuerpo
en apariencia dislocado,
adherido al journal que espera la lectura.
Divinamente ancha, precisa, aunque dispersa,
la belleza real
que uno quisiera componer cada noche.

Rafael Alberti

7.8.11

diálogo efímero XLIX - Céfiro

- ¿qué es céfiro?

- algo muy antiguo
- ¿puedes ser mas especifico?
- me suena a algo relacionado al frio
- a ver, lo busco...
- ¿qué tienes ahí, un diccionario?
- no, google
- entonces la respuesta es "si".

En la mitología griega, Céfiro (en griego Ζέφυρος Zéphyros) era el dios del viento del oeste, hijo de Astreo y de Eos. Céfiro era el más suave de todos y se le conocía como el viento fructificador, mensajero de la primavera. Tiene una presunta homosexualidad Se creía que vivía en una cueva de Tracia.

ps: Nunca debimos haber cambiado el nombre del coro.

2.8.11

cenizas y nieve



otra casa...
de otra gente...
de otro año...
donde no había un volcán
sino nieve
y no había críos
sino soledad

23.7.11

Il bianco e dolce cigno


Saverne Originally uploaded by diminui
(foto de cisnes en Saverna. Autoría: Borgonovo)

Il bianco e dolce cigno
cantando more, ed io
piangendo giung' al fin del viver mio.
Stran' e diversa sorte,
ch'ei more sconsolato
ed io moro beato.
Morte che nel morire
m'empie di gioia tutto e di desire.
Se nel morir, altro dolor non sento,
di mille mort' il di sarei contento.



El blanco y dulce cisne
cantando muere, y yo
llorando alcanzo el fin de mi vida.
Extraña y distinta suerte,
que él muere desconsolado
y yo muero bendito.
Muerte que en el morir
me llena de alegría y de deseo.
Si en el morir no siento otro dolor,
de mil muertes al día estaré contento.
---
Referencia:
Jacob Arcadelt (1504 ó 1505 - 1568)
Orazio Vecchi (Módena, 1550- id., 1605)

19.7.11

5.7.11

a hangover without end

I'm always in your heart.
but never in the first row.
By now I should have known that.
And expect you always come to me
When night is getting over

it still surprises me once in a while

From my past
You wander around in my heart
Like a distant hum
Of a song I used to know

On than Monday years ago

17.6.11

An Answer

within the past six years
there have been four
different rumors that i
have died.
I don’t know who begins
these rumors
or why.
and certainly humans
do worse things than
this.
yet I always feel strange
when i must tell people,
usually over the
telephone, that I am
not yet dead.
somebody out there
or perhaps several
people
evidently get some
satisfaction
in announcing that I am
no longer
around.

some day,
some night
the announcement will be
true.
to put it mildly,
I am no longer
young.
but these death-
wishers
are an unsavory
group,
these hyenas,
these vultures,
these failed writers,
will also some day be dead,

their petty bitterness,
their lying gutless
beings gone into
the dark.
but for the moment,
I am here
and these last lines
are for them:
your cowardice will not be missed.
even the roaches
lived with more
honor
and you were always
dead
before
me
without
rumor.

Charles Bukowski 1991
San Pedro, California

15.6.11

Días de otoño en Buenos Aires:
fragmentos del tiempo,
bocanadas de aire,
servilletas voladoras,
árboles que pierden sus hojas rojas

20.5.11

dónde es que el amor empieza...

hoy
me tomo tiempo
para recorrer mi memoria
buscando cualquier idea sobre el amor

recorro mi memoria
en vano,
no encuentro ninguna idea
que supere esta realidad.

has sido
mi regalo de cumpleaños
y mi regalo todos los otros días,

gracias por estar en todas mis fotos
ordenar mis ideas,
calentar mi cama,
hacerme rabiar
y besarme mientras duermo.

logras que mi mente desee
ocuparse enteramente de ti,
consigues que mis manos
sólo quieran acariciar tu piel.

haces de
cada imagen nuestra
el retrato ideal de lo que para mí
es el amor.

y yo te amo.

17.5.11

uno de esos días
en los que la cotidianeidad
absorbe
atrapa
carcome...
estás tan atrapado en la rutina
que tienes poco tiempo
para conscientizar cómo es esto que le pasa a tu cuerpo
cómo carajos haces para respirar

6.5.11

Tango y Jazz: from America with love

El tango y el jazz son grandes contemporáneos y tienen mucho en común. Ambos aparecen en la segunda mitad del siglo XIX y se fortalecen en los primeros veinte años del siglo XX.  Son géneros de origen americano pero de bases africanas y europeas. Utilizan instrumentos clásicos como los pianos y las guitarras e insertan nuevos usos para otros instrumentos menos populares, como el saxofón y el bandoneón, que comenzaron a proliferar en la esfera musical por ser de fácil transporte (mucho más que una tuba, no digamos un piano).  Más aún, el violín es un indispensable de ambos géneros (por lo menos en sus orígenes) por la misma razón: la practicidad de su transporte.
Otro aspecto en común es el lugar de origen.  Nueva Orleans y Buenos Aires son ciudades porteñas, de río.  Húmedas y brumosas, de costas irregulares, fueron ideales para la construcción de asentamientos de urbanización subestándar: el arrabal. Dos ciudades que eran un hervidero de pueblos y razas.[2] Fueron, desde sus inicios, ciudades increíblemente musicales que –pese a sus pocos habitantes- para 1910 ya tendrían más de treinta orquestas cada una.
Tanto el jazz como el tango tienen hermanos más simples que buscan asentarse en la tradición, mantener un ritmo simple, letras sencillas; géneros que se desarrollan a la par pero que no buscan la revolución sino la permanencia.  En el caso del jazz está la música country y en el del tango, el folklore argentino.
Jazz y tango son géneros americanos, pero su crítica y su furor nacen en Europa. Por lo mismo, en las dos primeras décadas del siglo XX –y en algunas regiones por mucho más tiempo- fueron considerados por las grandes masas de sus respectivos países de origen como una especie de música circense elevada y al principio, lejos de los puertos, la gente de bien de ambas sociedades (norteamericana y argentina) no quería bailar al ritmo de una mezcla inmoral de estilos musicales totalmente ajenos a la tradición. A principios de 1900 incluso los negros sureños que habitaban a las afueras del delta del río Mississippi escuchaban “el jazz” con cierta sorpresa. Cuando La Original Jass Band se presentó por primera vez en Reisenweber Nueva York en 1917, la gerencia del lugar tuvo que pegar avisos resaltando que esta música tenía como objetivo bailar.[3]
Buenos Aires circa 1920
Con el tango el fenómeno es similar, las clases sociales altas fueron alejándose del río, dándole la espalda al mar. La ciudad desplazó sus barrios finos primero al sur y luego al norte y el oeste, hacia el delta.  Esperaban que sus hijos no se mezclaran con la prole y que no visitaran los tugurios del arrabal.  Qué ingenuas las madres argentinas que no intuían dónde pasaban algunas noches los señoritos de buena cuna: bailando hasta el amanecer con las bataclanas del puerto, se convirtieron en excelentes bailarines.
“Una chica fina no podía bailar el tango” me dice una octogenaria que hasta hace pocos años frecuentaba la milonga.  “En realidad yo no bailaba tango de joven, mi madre nos lo tenía prohibido –continúa mientras ceba el mate-, aprendí a los 50 años cuando ella murió.” En general, el tango estuvo prohibido por los sectores religiosos, en la Argentina y en el resto del mundo occidental, tanto así que se emitieron unos edictos del Vaticano que impedían bailar el tango en la década de los veinte, justo cuando Gardel conquistaba París y los clubes londinenses se estremecían por los ritmos sincopados del jazz.
El británico Eric J. Hobsbawm dice que el tango es “probablemente el único idioma musical moderno que puede rivalizar con el jazz por su capacidad para conquistar otras culturas, fue por su propio camino, sólo traslapándose con el jazz en los confines del género.”[4]
El tango llegó a Francia por mar, desembarcando en pies y brazos de marineros argentinos en el puerto de Marsella donde habrían de bailarlo con las chicas del lugar. Las mismas provincianas francesas, con el desarrollo del siglo XX, se mudarían a las ciudades. En muchas ocasiones, estas chicas trabajaban en centros nocturnos y cabarets de ciudades como París, Londres y Berlín. A su vez, las familias de clase alta argentina, que prohibían a sus hijos bailar o tocar tango en Buenos Aires, los enviaban a Europa a estudiar, a viajar, a ver un poco de mundo. Es ahí donde los sofisticados jóvenes –que no pasaban su tiempo libre en museos e iglesias sino en bares y cabarets- conocían chicas que ya sabían bailar el tango.
Es importante tener en cuenta las similitudes entre ambos estilos ya que nos dicen que están insertos en procesos sociales más amplios, de larga duración, relacionados con acontecimientos de orden universal, en tiempos donde la globalización no encabezaba los titulares de todos los diarios.  No es que se repitan los eventos, ni que un fenómeno sea menos importante que el otro por ser similares.  Al contrario, ganan legitimidad y fuerza a la hora de estudiarlos porque no son casualidades del siglo XX sino consecuencias de una época.
El historiador François Dosse piensa que “en donde hay memoria no debemos buscar determinantes sino efectos, no acontecimientos sino el impacto de ellos, no el pasado sino lo que pasó, no la tradición sino cómo se formó esa tradición”.  Dosse podría bien referirse al tango: pues más que una música, es un fenómeno social vivo, que afecta a la sociedad, que es fuente de trabajo y patrimonio cultural, que impacta constantemente en la formación de músicos y bailarines argentinos y extranjeros, que mantiene un vínculo vivo con su pasado, con la edad de oro y con la posteridad, que genera propuestas muy diversas dentro y fuera de la Argentina. Es una música llena de memoria que invita al investigador a sambullirse en los cómos y por qués de la tradición.


[2] Berendt, Joachim E., El Jazz de Nueva Orleans a los Ochenta, FCE, México, 2005, p. 28.
[3] Hobsbawm, Eric, The Jazz Scene, Pantheon Books, NY, 1989, p. xliii.
[4] Ibid, pp- 5-6.