22.12.15

Dorothy Parker

He caminado por la arena nivelada
a lo largo de una extensión gris:
desde lo alto de las dunas al extremo del mar
salvo yo no hay ningún ser vivo.
He echado el pesado cerrojo contra los golpecitos de la lluvia,
y he tiritado ante la chimenea para ver cómo
pasan las horas oscuras.
La tormenta de medianoche
el litoral desolado: viví a solas con ellos:
pero aquí, en el recodo de tu brazo,
está la soledad.

4.12.15

Una tal Concha García

La cosa más profunda que he vivido
ya la he olvidado. Ahora sólo me importa
arreglar la ventana si se rompiera, o
limpiar los cristales. Todas las verdades
han sido un largo pronunciamiento sin fecha,
de pronto no recuerdo ninguna. Se confunden
encaramadas bajo los auspicios de mi necedad
que tampoco se precia. A mí me gusta
el encantamiento de ciertas tardes, cuando
lo evidente no es real.

26.9.15

Patagonia

Excruciating
Oppressing pain
Keeps my prisoner heart
In agony

A slow 
Frozen river
Escapes from me
Embracing with the red ocean
Far away from this place 

I breathe
In pain;
Loneliness
And dark won't relieve it.

Eventually I will close
My eyes for good,
In a cold blue sleep
Full of sea lions
And fish

Sail away from this sorrow
Please let me 

26.6.15



a lo lejos
se vislumbra


un perro que ladra
un arbol con frío
un pedazo de papel


a lo lejos
la servilleta desteñida

vuela
haciendo remolinos anárquicos
al fondo de un parque invernal


si te acercas a ella
podrás leer
jeroglíficos del código secreto
de una antigua amistad


escrito en húngaro
como en la guerra


la lluvia la tiñe de los colores del campo
y se impregna con el olor de la tierra


lo que alguien escribió ahí
hace tantas vueltas de sol
ya no se lee
pero se sigue sintiendo


¿dice tu?
¿dice yo?
¿dice Bach?
¿dice Mahler a las 3pm?

15.4.15

Estimado Echeverría:

Zurich, 26 de enero 1926

Hay algo que hace mucho tiempo debería haberte contado, pero por timidez o por aburrimiento, no hablé ni hice gesto alguno, sólo observé que me venías siguiendo... no muy de cerca. Vos no te diste cuenta , pero lo supe desde muy pronto y me costó determinar que estabas a miles de kilómetros de distancia.

¿Por qué lo hiciste? Así tan lejos, es imposible enterarse de nada. Yo por ejemplo, siento que pasa el tiempo y casi no te recuerdo.

Tal vez en su momento te dije todo lo que pensaba, pero algo habrá quedado en el tintero que nos invita a volver a encontrarnos. Así que esta vuelta me tomaré mi tiempo para decirte toda la verdad de una vez y para siempre porque esto no puede ser chicha ni limonada, de esa tan rica que pedíamos en el bar, ¿te acuerdas?

Nunca nos trajeron los tragos, así que nos fuimos, caminando despacio.
Espero que lo sepas entender.

Te saludo como siempre,

tu primo Gaspar

Post Data: Recuerda mostrarle esta carta a mis hijos cuando ya no esté

5.3.15

43

cuarenta y tres velitas
dos millones de sonrisas
una isla
tres pulguitas
y muchas monerías en tu lista.

Caben todos tus sueños
en estos versos
y en nuestros deseos

feliz cumpleaños
hermana querida

gracias por tu corazón inmenso
que nos hace saltar
a todos de contentos

28.2.15

Roberto Bañuelas

con las primeras luces de la mañana, se escuchaban los primeros acordes, nada muy acrobático, solo algo para calentar los músculos de la garganta y despertar a todos los chicos de la privada.
a medio día, a la vuelta del colegio, se escuchaban unos potentes trinos, unas escalas que iban para todos lados, alumnos que entraban y salían… todas las voces del mundo.
a la tarde una caminata religiosa a la plaza y regar los rosales con su Hortensia.
siempre un “buenos días niña” o “buenas tardes niña.” Hacía que la palabra niña sonara a otra época, con esa voz grave y musical.
los fines de semana, eran los mejores, porque eran para él y ella. y cantaban juntos y se escuchaba la mejor ópera del mundo en un pequeño barrio al sur de la ciudad de México.
una mañana, fui a tocar su puerta y le dije: a mi me gusta cantar, pero nunca tomé una clase. Me invitó a pasar, me paró frente al piano, tocó una escala y me dijo: canta esto. y yo lo intenté. 
cerró el piano, respiró y me miró con dulzura: tienes una muy linda voz, igual que tu madre, bien de mezzo, no hay muchas voces así, deberías educarla.
a lo largo de los años me dio algunas clases, muchos consejos, me dejaba entrar a leer sus libros a la biblioteca. me contaba del Quijote, me cantaba del Quijote.
hace poco lo vi, muy viejito, caminando despacito, con la misma parsimonia y elegancia de siempre, hacia el parque.
y esa fue la última vez.
Descanse en paz el gran barítono mexicano Roberto Bañuelas.

21.2.15

Gaspar Echeverría

"Por encima del edificio de la estación, el cielo se colorea de naranja y ahora anochece con rapidez." Gaspar mira la luz que lo abandona y suspira, resignado. Con una elegancia que viene de otra época, antes de la guerra, se inclina para tomar el viejo maletín de su padre, la piel de la manija está curtida de tanto viajar de granja en granja. Hubo una época en la que servía para transportar instrumentos que salvaban la vida de animales de todo tipo. Esos tiempos han quedado atrás, la vida parece haberse detenido, por lo menos en esta parte del mundo, donde todo se muere muy pronto, incluso el sol.
Se acerca el tren, Gaspar aprieta el maletín y se acomoda la corbata, es tiempo de seguir huyendo. Cierra los ojos y aparecen por detrás de sus párpados las mañanas en la granja, donde todo está tranquilo, donde el sol se toma su tiempo para salir y para esconderse. No todo está perdido.

La frase "Por encima del edificio de la estación, el cielo se colorea de naranja y ahora anochece con rapidez."pertenece al libro de  Gerbrand Bakker "Todo está Tranquilo Arriba" Ediciones Bajo la Luna