28.12.07

recuerdos de Nueva Orleans


me dicen siempre
que me parezco a ti ,
hay quienes incluso
opinan
que heredé
tu pequeña nariz .

cuando hablo
fuera de mi tierra
me preguntan
¿de dónde soy?
por ese
escondido
acento español.

a veces pienso
que eso también
ha de ser por
tu culpa.

por sobretodo
te agradezco
tu talento musical,
el cual sé
con certeza
que gracias a ti
me permite
amar la música
con tanta pasión.

esa vena artística
que había en ti
me ayuda a cantar
y sentirme un ave
que vuela lejos...
tan libre.

y nunca te vi...
por lo menos
nunca te vi así;
congelada
en el tiempo
cuando el mundo
era blanco y negro.

eras tan hermosa
abuela

y aunque no te conozco,
te quiero.







22.12.07

12.12.07

Requiem



Requiem K.626 de Wolfgang Amadeus Mozart
Gran Coro en Concierto

Basílica del Santísimo Sacramento
San Martín 1039 (atrás del Kavannagh y el Plaza Hotel)
Buenos Aires
17 de diciembre, 20hs

6.12.07

i saw three ships come sailing in

I love Christmas
All my family comes together
And the family of my family
And the friends of the family

Christmas is not a pair of woven stockings from your ant
Not the cider and a two day hangover
Is not a religion or a 3 hour long mass,
Neither the 4 kilos you gain obligatorily
Are not toys left all over the place…

Christmas is a state on mind
Being positive
Rest the ending year
Make a pause to reflect
Sing out loud
While steam comes out of your mouth,

Being thankful of all your work during the past year
That gave you food
And a home,
And sustenance.

Christmas is love
Is coming back to your home
And slice a turkey between all
Making jokes of the hair dresses
The costumes,
And children dancing around a tree.

The dog barks to the visitors
And you feel loneliness ends,
Sing like a choir of angels
Even though everybody is already drunk.

Is not a crowded shopping centre
Nor the congested streets
The hurries to close the business
Or entire fortunes spent in plastic vacations.

For me, everyday is Christmas.
And I love you all the time.

Rejoice!

27.11.07

se acerca la noche
los ruidos se van
conforme oscurece
me quedo sin árboles
las moscas se van
se acallan las aves,
el día se detiene
sólo oscuridad

se acerca la noche
detengo el reloj
ya nadie nos mira
se esconden las sombras
desaparecen las formas
nada más queda...
sólo tú y yo

se acerca la noche
no puedo más
me pierdo en tu cuerpo
me humectan tus besos

me quedo contenta
se apaga el tiempo
no quiero que el día
te aleje
como cada mañana
de mi....

y entonces
sea el sol
quien me recuerde
durante todas sus horas
que siempre estoy sola
carente de ti.

6.11.07

personaja eres tú

Quedeshím Quedeshoth


"Mala suerte acostarse con fenicias, yo me acosté
con una en Cádiz bellísima
y no supe de mi horóscopo hasta
mucho después cuando el Mediterráneo me empezó a exigir
más y más oleaje; remando
hacia atrás llegué casi exhausto a la
duodécima centuria: todo era blanco, las aves
el océano, el amanecer era blanco.

Pertenezco al Templo, me dijo: soy Templo. No hay
puta, pensé, que no diga palabras
del tamaño de esa complacencia. 50 dólares
por ir al otro Mundo, le contesté riendo; o nada.
50, o nada. Lloró
convulsa contra el espejo, pintó
encima con rouge y lágrimas un pez: -Pez,
acuérdate del pez.

Dijo alumbrándome con sus grandes ojos líquidos de
turquesa, y ahí mismo empezó a bailar en la alfombra el
rito completo; primero puso en el aire un disco de Babilonia y
le dio cuerda al catre, apagó las velas: el catre
sin duda era un gramófono milenario
por el esplendor de la música; palomas, de
repente aparecieron palomas.

Todo eso por cierto en la desnudez más desnuda con
su pelo rojizo y esos zapatos verdes, altos, que la
esculpían marmórea y sacra como
cuando la rifaron en Tiro entre las otras lobas
del puerto, o en Cartago
donde fue bailarina con derecho a sábana a los
quince; todo eso.

Pero ahora, ay, hablando en prosa se
entenderá que tanto
espectáculo angélico hizo de golpe crisis en mi
espinazo, y lascivo y
seminal la violé en su éxtasis como
si eso no fuera un templo sino un prostíbulo, la
besé áspero, la
lastimé y ella igual me
besó en un exceso de pétalos, nos
manchamos gozosos, ardimos a grandes llamaradas
Cádiz adentro en la noche ronca en un
aceite de hombre y de mujer que no está escrito
en alfabeto púnico alguno, si la imaginación de la
imaginación me alcanza.

Qedeshím qedeshóth*, personaje, teóloga
loca, bronce, aullido
de bronce, ni Agustín
de Hipona que también fue liviano y
pecador en África hubiera
hurtado por una noche el cuerpo a la
diáfana fenicia. Yo
pecador me confieso a Dios."

* En fenicio: cortesana del templo.


Gonzalo Rojas

De El alumbrado, 1986.


---

En el texto anterior hay una errata en el poema, donde dice "personaje" es "personaja"
creo que se dice personaje
pero personaja está buenísimo
es como una persona ruidosa
aunque no tan puta como en el poema
una persona y una sonaja
sin embargo la sonaja es un ruido familiar...
ligado a la niñez...
personaja me suena a niñera,
a compañera de pesadillas...
y es gratis.

24.10.07

momento triste

manejar por horas
y horas


el camino es recto
hace calor
el desierto no parece terminar
nunca...

trayectoria infinita;
la llaman
la ruta del infierno.


manejas
hasta el hartazgo

y al final
ves algo
que provoca
detenerte

una estación de servicio

no te hace falta
gasolina
ni aire en las llantas...

no tienes hambre
ni cualquier motivo
para justificar
tu parada

pero estás harto
de manejar...

no hay nadie
para conversar

hay un arcade

tienes puros billetes
así que compras
una lata de coca
para cambiar
uno de veinte

te acercas
a la polvorienta máquina
insertas una moneda

la escupe

la segunda moneda
la insertas con más cuidado

la pantalla
se enciende

la música
monofónica
rompe el silencio

el juego
es una carrera de autos
carreritas de coches

es un momento especial
patético

das lástima

afortunadamente
estás tan solo
que no hay
quien te pueda
juzgar...

y mientras pierdes por quinta vez
y se terminan las monedas
piensas que tu ficción
no dista tanto
de la realidad

es un momento triste


17.10.07

esténcil




"rec de la corre" significa: recuerdo de la correccional.
así firman ellos
los otros
los que viven en el limbo entre
pequeños infractores
y delincuentes...
los chicos olvidados por el sistema.

y sin embargo,
pese a la vida que han llevado
tienen una motivación
de jóvenes historiadoras
para expresar su propia mirada
a través del arte.

el que raya la propiedad privada
por odio
resentimiento
alteración de la consciencia de clase...

es un miserable

es un perro
que orina el poste de luz ajeno
y aún así
no consigue
iluminar su oscuridad interior.

el que demanda,
aclama justicia,
critica al sistema
y juzga a su sociedad
a través de manifestaciones artísticas
efímeras

utilizando
como lienzo
la propiedad privada ajena

es un artista

o tal vez sea un miserable
con una mejor técnica.


26.9.07

llueve en parís

Nubes
que viene
que van
.
.
.

la lluvia
no se deja anunciar

el aire
contiene
perfume de chocolate
paté

café
humedad

chocolate
y suciedad

y tú
¿dónde estás?

.

Perdida
en una ciudad
que todos conocen

donde cualquiera
se encuentra

Perdida
en la inmensidad
de la cultura

empapada
en soledad

y mojada
por esa lluvia
que a veces viene
y a veces va

humedad
y mierda de perro
se mezclan
cuando caminas
preguntándote
¿hacia dónde vas?

Al final
no son suficientes
los museos
las estatuas
las iglesias

No bastan
los letreros
los mapas
las guías

No divierten
los conciertos
la ópera
ni los mimos

ni el olor a chocolate

Quisieras volver
a casa…

Aunque la estación
donde has de detenerte
así como
la lluvia

es algo difícil
de encontrar.

9.9.07

para la hora del almuerzo el chef recomienda





advertencia: la salsa de esos tacos se hace con chimichurri, chile piquín y veneno de serpiente... si va a leer este blog, se recomeinda no manejar tractores

4.9.07

diálogo efímero XXXIII - désolé

- Est-ce que tu aimes le sport?
- Oui, Je suis un sportif.
- Qu’est-ce que tu fais?
- Je fais du tennis et …
- Et quoi?
- Comme on dit “a veces”?
- ¿Qué quieres decir?
- “Y a veces el esquí”.
- Ay no sé.
- ¡Uy¡ Yo pensé que hablabas mejor francés.

*Odiómetro elevando*

- ¡Hola hermanita!
- Hola ¿cómo te va?
- Todo bien por acá. Tuvimos una reunión donde unos amigos estaban muy orgullosos de que su hijo de ocho años hizo un trabajo sobre Mozart y ahora podría ser el presidente del Mozarteum…
- Ah qué bien.
- Si, lástima que confunde el “ta ta ta tan” de la Tercera Sinfonía de Beethoven con la Serenata Nocturna de Mozart.
- Seguro era la presión de la concurrencia.
- Si, suele pasar… oye, hablando de europeos y esas cosas. ¿sabes como se dice “a veces” en francés?
- ¿En qué sentido?
- “A veces me gusta y a veces no”.
- No, no sé. Pero por acá anda tu sobrinita que ya va muy avanzada en el Lyceé, deja le pregunto.

- Oye S, ¿cómo se dice “a veces” en francés?
- Bonjour.
- No, jejejeje, cuando dices “a veces me gusta desayunar cereal”.
- Oui, merci.

*Y bueno… siempre ser cortés es una linda salida*

24.8.07

a veces
decimos las peores cosas
de la peor manera
existente

a la persona que más queremos

¿cuál será la razón?
¿simple estupidez?

acaso
nos gusta demostrar
que aún siendo buenas personas
tenemos la capacidad
de convertirnos
en escasos segundos
en una bola de odio

en el perfecto hijo de puta

subir al auto
ir hacia tu destino
tus actividades
el tránsito cotidiano
de la ruta,
dirigirte hacia
tu vida
olvidando
lo que dejaste atrás.

una mirada triste
de alguien
que sólo busca
tu cariño
y el bienestar común.

esa mirada triste
te espera
por si decides
volver.

17.8.07

tic tac tic tac tic tac ...

sentado
trabajando
las horas pasan
y el reloj de pie
inquisidor a mi lado
me recuerda
mi propia
carencia
de tuercas
y la inexistencia
del péndulo.

estas manos
inertes
tocan
pocos minutos
nada
las hace
llegar a la media

no suenan
no caminan
se llenan de moho
de barro
y se oxidan

l e n t a m e n t e

sólo
queda
el reloj
de pie
inquisidor
para dar fe
del entumecimiento
total
de este
cerebro

y nada
se mueve

ni las hojas del eucalipto
ni las ramas de bambú
la tempestad
bramando
siguen su curso

todo
se detiene

menos la vida
que camina más rápido
presta
para morir.

6.8.07

glup

sin aire
asfixia
opresión

la falta de trabajo
el poco estrés
obliga a tu cuerpo
a desintoxicarse
de un vicio
asqueroso
al que te gustó acostumbrarte

te carcome
la falta de aire
y el poco movimiento
cerebral
involuntario

ver volar
a los pájaros
nunca había sido
tan deprimente.

13.7.07

diálogo efímero XXXII - la nevada

La excusa más gastada de toda la Argentina desde 1918

Caso I

- ¿Hola?
- Hola, qué tal.
- ¿Cómo le va?
- Bien. Lo hemos estado esperando. ¿Cuándo comienza con los trabajos?
- Y… mire, lo que sucede… usted, comprende… la nevada… el feriado…
- Si, la nevada…
- ¡Estuvo bárbara! No había nevado en esta ciudad desde 1917.
- 1918.
- Sí, mi antigua socia se acordaba.
- Y bueno… ¿cuándo viene a repararme el techo?
- Por eso le decía: entre la nevada y el feriado se me juntó el trabajo.
- Pero quedó de comenzar el próximo lunes.
- Bueno, en cuarenta minutos estoy por allá.
- Perfecto.

(Y nosotros en pijama a las 10 am… culpa también de la nevada)




Caso II

- ¿Hola?
- Hola, qué tal.
- Quisiera preguntarle si ya está listo el auto.
- Y… mire, lo que sucede… usted, comprende… la nevada… el feriado…
- Si, la nevada…
- ¡Estuvo bárbara! No había nevado en esta ciudad desde 1917.
- 1918.
- Sí, mi antigua socia se acordaba.
- Y bueno ¿para cuándo me tiene listo el auto?
- Por eso le decía: entre la nevada y el feriado me fue imposible conseguir las refacciones.
- Pero quedó de entregármelo esta tarde.
- Y bueno… se lo tengo la próxima semana.
- Bueno, gracias.

(Y mientras tanto andamos en una camioneta prestada que no le sirve la calefacción… y con ese asunto de la nevada, el frío está cabrón)

12.7.07

Tengo...

Tengo ganas
Tantas ganas
Me sudan las manos
Las muñecas
La frente

Tengo ganas
La opresión
En mi cuello
Pareciera
Desaparecer

Y yo tengo
Ganas
Sólo pienso en eso
Sólo quiero sentir
Esas ganas

Porque sino las sintiera
Si mi mente
Cavilara
Alrededor
De cualquier
Otra cosa

No estaría
Escribiendo
Que tengo ganas

Muero de ganas
Por volverte a ver
Amor
De mi vida

Sos
Mis ojos
Mis labios
El latir de mi corazón
Y la voz de mi razón.

Sos
Estas ganas
Que me permiten
Sentarme a esperar
Un vuelo

Hacia el sur…

Hacia allá voy
Voy hacia ti.

Siento pena
Al dejar
Nuevamente
Mi país

Y mi gente
Me llora
Y me desea
“bon chance”
“buen viaje”
“sé feliz”

Y yo no lloro

Bueno…

Lloro un poco

Mas tengo ganas
Necesidad
Por volverte a ver
Oler tu carne
Sentir tus brazos
Cruzarse en mi espalda.

Tengo ganas
De cerrar los ojos
Y estar a tu lado

Sólo esta noche
Nos separa…

Y mañana
Cuando leas estas líneas
Yo estaré mucho más
Pero mucho más
Cerca.

Cuestión de minutos
Para volverte a besar

Para saciar
Estas ganas
Por dejar de imaginar
tu nombre
Y visualizar tu ser.

27.6.07

Catharsis

No es
huir de una ciudad peligrosa
esperando vivir
dentro de una burbuja de cristal.

No es
darle
extrema atención
a lo material.

No es
vivir atemorizada
por lo que se lee en los diarios,
o se escucha en la tele.

No es
un tema utópico
sobre justicia,
el sistema capitalista
asqueroso
donde vivimos,
o la situación extrema
de pobres
y vagos.

Es sólo
una sensación de
impotencia.

Son ganas
de no salir,
de no esperar
más de la gente,
abandonar el mundo
a su miseria,
que se pudran los que
no puedan salir del fango.

No es
pensar que
hay días de mala suerte.

No es
Desconfiar
De tu sombra.

Tampoco son
ganas
de matar
al hijo de puta
que te roba,
te asalta,
te viola,
te mata.

Porque tu mierdera
existencia
te importa
algo,
y ese algo
no te da para
andar matando
a todos los imbéciles
que creen
que por no tener nada
pueden quitarte lo tuyo.

No son ganas
de salir a manifestarse
caminar como zombie
de punto A hacia el infinito.

No es
un motivo
para llamar a la revolución.

Es sólo
que después de tantas veces
ya ni ganas de llorar te dan.

Y sólo esperas,
que la próxima vez
tal vez…
y sólo tal vez…
te importe tan poco
como para seguir adelante.

O tal vez no…

Y en cambio,
vives tu vida
de autómata.

Dependiendo
de la compañía ajena.

De alguien más,
de la unidad,
de la luz del sol
y la seguridad policial.

Tus opciones
son tan reducidas
que el día
en que alguien
te roba,
te asalta,
te pega un tiro a la primera de cambios…

Ese día,
deberías haberte quedado
en casa
contemplando el jardín,
meditando sobre tu falta
de dominio propio,
sobre el asco que te daría trabajar,
y lo poco que valen tus cosas
y lo poco que vales tú.

Pero el hubiera no existe
y en cambio,
la necesidad
de salir
a trabajar
usando un reloj,
un celular,
una cartera…
eso existe.

Existes tú
y existe el otro
que no trabaja,
que es un inútil
que vale nada.

Y para colmo
te roba,
te asusta
y reduce la esfera
de tu tan preciada
libertad.

20.6.07

mind the gap

¡Que maravilla! Después de un par de semanas de problemas técnicos Blogueratura volvió a la vida. Según el artículo que publica el staff, la falla se debió a ciertos problemas técnicos al mudar el sitio a un nuevo servidor.

Estimados compañeros
Ya estamos de regreso, diversas cuestiones que se adelantaron de una forma poco clara, hicieron adelantáramos un cambio de hosting así como también, detuvieron la nueva imagen de Blogueratura V2.0 en la cual estamos trabajando.
Pero ya estamos de regreso, porque este proyecto es serio y esta creciendo, solamente en lo que llevamos de este año, cerca de 2000 bitácoras se han revisado y aceptado no mas de 350 ya que se busca mantener cierto status de calidad entre nuestros miembros.
Sea así pues, que el crecimiento que estamos teniendo gracias a su preferencia, nos lleve a seguir comprometidos con el proyecto Blogueratura.com
Bienvenidos de nuevo
Atte.

El Staff Blogueratura


12.6.07

carta a Matías

No tenemos el gusto de conocernos, no tendré el gusto de verte nacer y tú no tendrás el gusto de ver mi cara de tía idiota contemplando tu hermoso rostro de melocotón enmarcando unos ojos apenas abiertos. Pero ten por seguro que te querré desde mucho antes que puedas leer esta carta. Te lo digo de una vez: te quiero y bienvenido al mundo.
Me encuentro lejos de mi país, lejos de mi familia y lejos de ti. Me encuentro mucho más sola, mucho menos comprendida, mucho menos mimada que tú, pero soy feliz. Soy inmensamente feliz… porque hace tres meses que volví a nacer y siento algo similar a lo que tú estás sintiendo en estos momentos de la mañana del 5 de junio del año 2007.
Sé que aunque yo no estaré cerca de ti el día de tu nacimiento, vas a sentir mi presencia junto a la buena voluntad de todos tus seres queridos y a través del cariño de tus padres, hermanas, abuelos y tíos… yo estaré ahí para ti.
Has decidido nacer a principios del mes de junio del año 2007 y no un mes después como decía el doctor, has decidido ser varón, has decidido ser mexicano, has decidido ser un Kolb Alanís Fuentes… o tal vez no haya quedado en ti haber hecho semejantes decisiones y tus padres y tu entorno hayan tomado estas primeras decisiones por ti, pero de entrada, así va a ser. Lo demás dependerá enteramente de ti.
Dependerá de ti ser un hombre de bien, ser un buen ser humano, un hijo cariñoso, un mexicano atento a las cuestiones que lo rodean, un hombre responsable de sus decisiones, un hermano conciliador entre dos princesas mimadas y caprichosas; dos princesas hermosas que ya tienen nombres de reinas y ojos de cielo: Sofía e Isabel.
Las circunstancias harán que yo no te vea crecer sino a distancia, que no haga más que contemplar las fotos que me manden tus padres, que no pueda estrujarte entre mis brazos con frecuencia, cantarte estridentes canciones de cuna, acurrucarme a tu lado viendo una película, darte una mamila cargada de leche tibia (que previamente me haya quemado una mano), ni ayudar con tus primeros baños. Las circunstancias me han alejado de las personas que más quiero en el mundo, las circunstancias –y mis propias decisiones- me han alejado de ti, pero sólo físicamente, y eso es importante, porque mientras tus padres manden fotos, mientras escuche anécdotas sobre ti, mientras te mire crecer a la distancia, estará todo bien. De una vez te lo garantizo: estará todo bien.
Eres uno más de los niños del siglo XXI, eres uno más de los niños buscando repensar el orden mundial, eres uno más… y sin embargo, eres único. No es necesario que en tus hombros recaiga el peso del destino del planeta o el calentamiento global que tan de moda está, solo es necesario que seas un niño más. Esto significa que tienes que ser un niño feliz, que sepa jugar, que disfrute sus victorias, que se resigne ante las derrotas, que aprecie el cariño obtenido y respete el espacio de sus hermanas y sus amigos.
No sabes cómo me cuesta escribir esta carta a la distancia. Hace varios meses ya que no siento la panza de tu madre y no sé con cuánta intensidad pateas deseando salir a respirar, con cuánta fortaleza late ya tu corazón, con qué vivacidad se expanden tus sentidos y comienza a consolidarse tu razón.
Pero puedo decirte un par de cosas: Sofía e Isabel. Ellas son un par de angelitos caídos del cielo, son un pensamiento constante en mi cabeza, son las lágrimas que mira esta ciudad airosa y sin montañas cada vez que recuerdo mi tierra. Si algo me duele de haber dejado mi país es no poder acariciar los lacios cabellos de Sofía o tomarle la manita a la tempestuosa Isabel. Cantar con ellas, enseñarles bailes, jugar a los payasos con calcetines en las manos o incluso ver la televisión en silencio mientras comemos huevo revuelto con jamón. Tú en cambio, sí podrás hacerlo. Podrás jalarle el cabello a Sofía y hacerla llorar y podrás empujar a Isabel para que se tropiece… pero será difícil, porque son bravas mis niñas.
A ti, Matías Kolb, te encomiendo que me las cuides, por si no tengo oportunidad de verlas crecer. A ti, Matías Kolb, te encargo las hagas llorar de pequeñas y las consueles cuando algún joven les rompa el corazón. Te encargo seas un buen hermano, que las haga rabiar, que les cambie el sistema, que las defienda, que las obligue a ser fuertes…
Te lleno de responsabilidades a breves horas de nacer, lo que parece injusto. Sin embargo, te lleno de bendiciones. Cerca de ti tendrás un padre que se dedicará a hacerte un niño feliz y un hombre centrado y pensante y además te enseñará de música, una madre que no dejará pasar un día sin recordarte que lo más importante es el amor, la felicidad y una sonrisa sincera al despertar cada mañana, una abuela que es la prueba misma de que el trabajo en la vida consolida la personalidad y levanta una familia, otra abuela que siendo totalmente distinta, te enseñará a ser prudente y atento y a controlar esa vehemencia heredada, también tendrás un abuelito francés que jugará poco contigo porque ya es algo mayor, pero los años no le restarán cariño y sobre todo, será el primero en darte una copa de vino; más adelante en tu vida lo recordarás siempre con una sonrisa en la boca. Tíos y tías de diversos colores, nacionalidades, ideales y pensamientos… todos tienen en común una cosa: somos familia, y la familia se quiere, se respeta y se apoya. Yo sin esa misma familia -que ya irás conociendo-, no habría podido abrir las alas, comenzar este vuelo y alejarme de todo para encontrar el camino que hoy me hace feliz. Cuida y respeta a esa familia, a nuestra familia… pero sobre todas las cosas quiérelos, porque todos son seres humanos extraordinarios. No somos reyes, ni aristócratas, ni ricos empresarios. Somos gente común, y dentro de la gente común somos gente poco común, que no se conforma, que siempre pide más, que busca vivir intensamente su presente, valorar el pasado y predice con sabiduría el futuro. Te felicito porque, si es cierto que tú decidiste dónde y cómo nacer, lo decidiste bien.
Matías, desde ya comienzo a repetir tu nombre en silencio, desde ya imagino los dolores de parto de mi hermana, desde ya visualizo a tu padre explicándole a tus hermanas el milagro de tu nacimiento.
Todos te esperamos con mucho gusto. Te deseamos feliz viaje.
Y yo… yo soy la tía Vava… yo, en lo personal puedo decirte que los viajes inciertos hacia un mundo desconocido dan terror pero siempre son satisfactorios. Vas a luchar mucho para conseguir nacer, vas a llorar, vas a sentir frío, hambre y miedo a la oscuridad, te vas a caer, te vas a lastimar, vas a aprender a llorar de nuevo y luego vas a aprender a llorar de verdad… y todo lo vas a disfrutar. Porque Matías, la vida es una experiencia única e irrepetible y yo, que soy muy joven pero he vivido bastante, te recomiendo que siempre hagas todo con amor, con inteligencia y con determinación. Te garantizo que la vas a pasar fenomenal.
Te deseo mucha suerte en tu camino a la vida y te quiero con todas mis fuerzas.

1.6.07

chau Doña

Uno no sabe
lo que es perder
a mamá
porque mamá no se pierde,
mamá te busca
cuando el perdido eres tú.

Uno no sabe
lo que es ver
enferma a mamá,
porque es mamá
quien nos baja
la fiebre
y nos cuida
el sueño.

Uno no sabe
lo que es ver partir
a mamá,
porque es mamá
quien derrama
las lágrimas
al verte partir
y te desea el mejor viaje del mundo
aunque le parta el alma tenerte lejos.

Por eso
resulta tan dolorosamente difícil
verla morir
a mamá.

A tú mamá,
a mi mamá,
o a la madre
de alguien más.

...

Cuando se muera mamá
demuéstrale
por última vez
que gritarle,
hablarle mal,
desesperarte a la primera de cambios
y –sobretodo-, no comprenderla
era un reflejo
de tu egoísmo
natural,
y reflejo también
de tu cariño.

Cuando muera mamá
llora un par de galones de lágrimas
por quien te concibió,
te malcrió,
te castigó
y te volvió loco.

Llora un par de lágrimas más
por quien te hacía escapar
y de quien huiste tantas veces
siempre certero
de tener un ala donde refugiarte
cuando empezara a llover.

Ahora te llueve la pena
sin tener cobertizo materno,
y se humedece el recuerdo
que le gana la partida
a la cotidianidad
de mamá….

Porque desde que naciste
te acostumbrarte a tenerla cerca
a mamá.

Hasta luego Mamacita….
Te vamos a extrañar.

Cuando muera mamá
no habrá más refugio de la lluvia,
extraviar el camino
significará sólo seguir caminando
porque no hay alguien más en casa
que te espere volver.

Sin mamá
enfermar
es curarse solo,
y volver a trabajar.

Cuando muere mamá
creo que los hijos
empiezan
a madurar.

A ti mamá
que tanto me abandonaste
que tan poco me comprendías
que me hiciste sufrir más que nadie
con una sola mirada.

A ti madre,
te dedico estas letras
y un pedazo
de corazón.

Es mi turno
de ser guía para el que se pierda
de ser enfermero del enfermo
y posada del viajero.

Y tu muerte
mamá querida
es la oportunidad
que me da la vida
de demostrarte
que no existió
mejor trabajo
que el tuyo.

Aquí estoy
derramando lágrimas
en silencio,
comenzando a extrañar
tus extravagancias
y tus manías.

En donde quiera que estés
mamá
ten la certeza
de que tu abandono material
es ahora
parte de mi pasado,
de mis recuerdos diarios.

Aquí en el corazón
te queda un refugio
Madre...
y que tengas buen viaje
a donde quiera que el viento te lleve.

29.5.07

"They're made out of meat" by Terry Bisson

"They're made out of meat."

"Meat?"

"Meat. They're made out of meat."

"Meat?"

"There's no doubt about it. We picked up several from different parts of the planet, took them aboard our recon vessels, and probed them all the way through. They're completely meat."

"That's impossible. What about the radio signals? The messages to the stars?"

"They use the radio waves to talk, but the signals don't come from them. The signals come from machines."

"So who made the machines? That's who we want to contact."

"They made the machines. That's what I'm trying to tell you. Meat made the machines."

"That's ridiculous. How can meat make a machine? You're asking me to believe in sentient meat."

"I'm not asking you, I'm telling you. These creatures are the only sentient race in that sector and they're made out of meat."

"Maybe they're like the orfolei. You know, a carbon-based intelligence that goes through a meat stage."

"Nope. They're born meat and they die meat. We studied them for several of their life spans, which didn't take long. Do you have any idea what's the life span of meat?"

"Spare me. Okay, maybe they're only part meat. You know, like the weddilei. A meat head with an electron plasma brain inside."

"Nope. We thought of that, since they do have meat heads, like the weddilei. But I told you, we probed them. They're meat all the way through."

"No brain?"

"Oh, there's a brain all right. It's just that the brain is made out of meat! That's what I've been trying to tell you."

"So ... what does the thinking?"

"You're not understanding, are you? You're refusing to deal with what I'm telling you. The brain does the thinking. The meat."

"Thinking meat! You're asking me to believe in thinking meat!"

"Yes, thinking meat! Conscious meat! Loving meat. Dreaming meat. The meat is the whole deal! Are you beginning to get the picture or do I have to start all over?"

"Omigod. You're serious then. They're made out of meat."

"Thank you. Finally. Yes. They are indeed made out of meat. And they've been trying to get in touch with us for almost a hundred of their years."

"Omigod. So what does this meat have in mind?"

"First it wants to talk to us. Then I imagine it wants to explore the Universe, contact other sentiences, swap ideas and information. The usual."

"We're supposed to talk to meat."

"That's the idea. That's the message they're sending out by radio. 'Hello. Anyone out there. Anybody home.' That sort of thing."

"They actually do talk, then. They use words, ideas, concepts?"
"Oh, yes. Except they do it with meat."

"I thought you just told me they used radio."

"They do, but what do you think is on the radio? Meat sounds. You know how when you slap or flap meat, it makes a noise? They talk by flapping their meat at each other. They can even sing by squirting air through their meat."

"Omigod. Singing meat. This is altogether too much. So what do you advise?"

"Officially or unofficially?"

"Both."

"Officially, we are required to contact, welcome and log in any and all sentient races or multibeings in this quadrant of the Universe, without prejudice, fear or favor. Unofficially, I advise that we erase the records and forget the whole thing."

"I was hoping you would say that."

"It seems harsh, but there is a limit. Do we really want to make contact with meat?"

"I agree one hundred percent. What's there to say? 'Hello, meat. How's it going?' But will this work? How many planets are we dealing with here?"

"Just one. They can travel to other planets in special meat containers, but they can't live on them. And being meat, they can only travel through C space. Which limits them to the speed of light and makes the possibility of their ever making contact pretty slim. Infinitesimal, in fact."

"So we just pretend there's no one home in the Universe."

"That's it."

"Cruel. But you said it yourself, who wants to meet meat? And the ones who have been aboard our vessels, the ones you probed? You're sure they won't remember?"

"They'll be considered crackpots if they do. We went into their heads and smoothed out their meat so that we're just a dream to them."

"A dream to meat! How strangely appropriate, that we should be meat's dream."

"And we marked the entire sector unoccupied."

"Good. Agreed, officially and unofficially. Case closed. Any others? Anyone interesting on that side of the galaxy?"

"Yes, a rather shy but sweet hydrogen core cluster intelligence in a class nine star in G445 zone. Was in contact two galactic rotations ago, wants to be friendly again."

"They always come around."

"And why not? Imagine how unbearably, how unutterably cold the Universe would be if one were all alone ..."

the end

18.5.07

i love the bday boy

sabes...
uno de mis grandes pasatiempos en el pasado era
idealizar el amor.
siempre consiente de que tal acción
podría mantenerme soltera,
infeliz,
sola.

y estaba sola.

incluso acompañada
estaba totalmente sola.

escondida en mi caparazón
emocional
en estado latente...
latiendo
esperando que el latido
no desapareciera jamás
e idealizando el amor en mis ratos libres.

hoy
recorro mi memoria
y cualquier idea sobre el amor
que haya podido concebir con anterioridad
dista infinitamente de esta realidad.

quiero ser
tu regalo de cumpleaños
todos los días de tu vida,
quiero estar en tus fotos
ordenar tus ideas,
calentar tu cama,
hacerte rabiar
y besarte mientras duermes.

haces que mi mente desee
ocuparse enteramente
de ti
haces que mis manos
sólo quieran tocar tu piel.
y haces de cada imagen
nuestra
el retrato ideal de lo que para mí
es el amor.

y yo te amo.

feliz cumpleaños a ti.

y felicidades a mi por tenerte a mi lado.

14.5.07

Hay días que extraño,
días donde me siento sola,
cuando no conocer a nadie
implica abstenerse a la imaginación propia.
A los nuevos conocidos
los recuerdos los limitan a dos meses tope.
Mi perro quedó lejos
y mis amigos se han convertido en fotos
o escasos mensajes electrónicos.
Extraño el olor a café
trepando por las paredes desde la cocina
hasta una habitación que pasa la noche
enclaustrada en libros, televisión sin señal,
humo concentrado
contaminándome los pulmones.
Extraño el poco aire
que encontraba al despertar
y el café trepando…
¡Cómo la extraño a mamá!
incluso cuando se ponía en el rol de hincha pelotas
para sacarme el tapón.
Más que nada,
extraño los tacos con mucha salsa
y mucha grasa.
Hay días que me siento sola
y sólo con esta pluma
me siento a escribir
otra vez…
porque todo lo demás está bien
simplemente cuesta un poco echar a andar,
echar raíz,
cuesta dejarse de perder en la ciudad.
Incluso hay días
que me cuesta trabajo respirar.
¿Quién iba a pensar que en días como hoy,
-estando tan bien-
la felicidad me iba a parecer
tan ajena
y tan lejana?


8.5.07

diálogos efímeros XXXI - voces porteñas I

(una estúpida efimería inserta al interior de otra más pretenciosa pero igual de estúpida)


- Y si a ninguna le cae bien el actual jefe de gobierno, entonces ¿por quién van a votar?
- (...)
- (...)
- (...)
- Por lo que escucho, parece complicado.
- Aunque yo creo que va a ganar X
- Mientras no gane Y.
- Claro!
- Qué difícil che!
- Es decir, uno cree que todos pensamos de la misma manera, pero no es verdad.
- Y sucede incluso con los mismos universitarios.
- Y si... no es lo mismo estar en la rama de las humanidades que estudiar ingeniería.
- Incluso los de derecho, que podrían estar más en contacto con la cultura universal.
- Si, esos y los diplomáticos podrían salvarse.
- Aunque los diplomáticos son una especie de fichas de ajedrez sin decisión propia.
- Los contadores tampoco se salvan, votan a la derecha porque eso les parece lo mejor para la sociedad.
- Es que no piensan.
- No hay conciencia política entre las clases medias.
- Es injusto cargársela sólo a los ingenieros, es en realidad problema de un montón de gente de cierta clase social, de cierta cultura y demás...
- Mi prima que estudia en la facultad de medicina tiene opiniones escabrosas. Una vez dijo:

*Prima* - ¡Ay dios mío! La ampliación de la línea A del subte sería una total equivocación del gobierno porque el centro de la ciudad se llenaría de negros.
*Padre de la prima* – No te preocupes mi’jita… los negros no tendrían a qué venir al centro.



- Lo peor es que ni hay negros en Buenos Aires...
- Lo peor es tener este tipo de conversaciones...
- Lo peor es tener amistades con ese tipo de anécdotas.
- (...)
- (...)
- Che, qué tanto escribís?

4.5.07

estoy bien gracias. pero mi café no sabes!

hoy estoy afuera en la hamaca viendo llover sobre la alberca, pasándola lo más sufrida posible. entonces se me para un mosquito sobre la mano izquierda que sostiene la taza con medio café, el mosquito de mierda me pica. con la mano derecha me doy un enorme manotazo sobre la izquierda, no mato al mosco más sin embargo me tiro la mitad del café en la pijama, la otra mitad va directo a la hamaca, bajo el pie y piso un hormiguero, luego me resbalo y se mojan los pantalones en un charco, lo único que podía hacer era gritar a los 4 vientos: ESTOY LLENA DE ODIO!

ahora lo tomo frío el café porque así cuando me lo tiro encima por lo menos no me quemo.

18.4.07

diálogos efímeros XXX

- Te odio tanto por haber comprador un tarro gigante de dulce de leche.
- ¡Pero bolu! ¡el dulce de leche es delicioso!
- Ya sé... me lo comí todo
- ¡Ay che! Te lo agradezco tanto… yo no sabía qué más hacer fuera de la cocina para no entrar a devorármelo.

9.4.07

there's a party going on right here

Celebrando
el primer mes
de una nueva vida
huelen las velas
huele un Trumpeter 2004
huelen las verduras
al fuego
asador en el jardín
huele a paz extrema
amor armónico
y huele a vos.
A un mes
de mi exilio voluntario
estoy cerca
de la perfección emocional
y estos tímidos versos
te rinden tributo.
Te quiero
yo te quiero,
te admiro, te respeto
e hipnóticamente
me apropio de tu corazón.
Sin correr
vamos de prisa
como el agua cayendo
como el vino a la mesa
vertiginosamente
hacia el amor
y vos me querés
tú me quieres
en un idioma
universal
sin sonidos
con todas las letras
del cariño total
cocinándose al fuego
a unos treinta días
a una vuelta de luna
a una nueva vida
rodeada de felicidad.
Son estos primitivos versos
un tributo a vos
y a esta cristalina
latente devoción
palpable como la hierba
tangible e inexplicable.
Suena el agua
se escucha un oscuro jazz
y la madera tronar,
se escuchan también
en sincronía universal
dos corazones
entrelazándose
que esperaron 25 años
para aprender a amar
de esta manera
celebrando estoy
esto que declaro
mi único
y más grande amor.

29.3.07

mis días en buenos aires


Mis días en Buenos Aires son fragmentos del tiempo, una terraza en el café de las bancas al exterior y servilletas amarillas, árboles de tulipanes rosas en el cruce de la calle Borges.





Son días de sol acompañados del divertimento mozartiano,

sinfonías de Salzburgo junto a una botella con agua gasificada,
gente caminando al compás de verano que lentamente se rehúsa a partir.

Mis días en Buenos Aires saben a carpaccio de lomo,

recuerdo de un amor sanamente olvidado y quieta soledad,

admirada por los andantes como en vitrina al pasar.


Me divierte escuchar las conversaciones efímeras
de los chicos saliendo del colegio

millones de universos luz en comunicación.
Despreocupado hablar
frenesí por crecer sin sentarse a madurar,
como los frutos del manzano que este día dan sombra a mis letras.

Palabras sinceras nacientes
en una tarde con sol
cualquier tarde de mis días en Buenos Aires.

Sentada al sol, con la música en las venas,

mis libros y estas ideas respirando
libremente al fin.


Hacia el cielo de un punto en el hemisferio sur
donde existe una calle Borges que no sabe de tiempo,
ni espacio más allá de lo dictado por este silencioso respirar.


23.3.07

nada de lágrimas

Cuando no esté
Tengo prohibido extrañarte
No voy a extrañar tus sonrisas
Ni tu risa burlona… a carcajadas.

Hacia donde voy
No necesitaré de tus besos
Ni de tus brazos
Ni tu infinita paciencia.

En cualquier momento me iré otra vez,
Dejando atrás este acogedor refugio
Y no extrañaré tu compañía
Ni tus caricias

Porque cuando ya no esté
Será sólo físicamente
Te dejo mis labios refugiados
Adentro del cajón de los cubiertos

Y me llevo un pedacito de ti
Guardado en el corazón
Que con todo tu cariño
Sanaste.

Gracias por todo
Te querré siempre


13.3.07

death goes to disco



















Cocker / Senior / Mackey / Doyle / Banks
Oh!
Tonight’s the night, open your door and I’ll come inside.
Don’t be afraid, it will be all right, I will change your whole life tonight
And you’re so beautiful, too beautiful for this dead end world
I’m taking you to a better place, far away from this stupid race.
Come with me forever and ever
Please come with me forever
Don’t let me down, don’t make me cry
Lie in my arms, be mine tonight.
Do It.
Did I tell you, there is no need to be afraid
Oh, you’ve got such a beautiful body, you make such a beautiful body,
I stalk these yellow-lit cul-de-sacs at night
You hear my footstep on your bedroom stair
And I will take the first boy in every house in town
I’ll take your sisters and I’ll lay them down, I’ll lay them down.
I’ll lay them down tonight now!
Oh mother, oh father, brother... take them all now!
Make you mine.
I want your body.
Mother, oh father, brother... the wind... the trees... those girls
I come in to town.

5.3.07

vos

Siempre
me has pedido
que te escriba
un poema.

He querido
escribírtelo
siempre.

Suelo ser una
persona egoísta
tengo buenos sentimientos,
pero de pronto egoísta.

Pienso en mí
en mi futuro
en mis planes
mis desamores.

Yo.

Y siempre escribo
pero escribo de mí;
una vez más:
mis amores,
mis pensamientos...

Yo.

¿Sabes bolu?
Al lado de mí
siempre estás vos.

Vos.

Y te quiero tanto,
tan a mí manera,
tan yo;
como sólo yo
te puedo querer a vos.

Porque jamás sabré
como te quieren
los demás,
aunque por lo menos sé
como te querés
vos a ti misma.

Toda esa fuerza,
la serenidad
que irradias,
deslumbra.

De pie
como un roble
sirves de ancla
a las almas tempestuosas.

Te agradezco tanto
todo este apoyo...
Te agradezco tanto
el ser mi roble.

Sos
asilo terrenal
y emocional
un gran puerto
al interior de un alma blanca.

Te agradezco
volverte tan ácida
cuando estoy cerca

Te agradezco
presentarme
a un gran amor
y luego consolarme
cuando lo perdí.

No una..
Sino dos veces.

Siempre ahí
de pie
con la cara
al sol.

Mi alma
desea
llegar pronto
al mar...

Sos
del tipo cometa
animando
a vivir
la experiencia
de coserse
a la misma estrella.

Pero más que nada
te agradezco
tu amistad
por sobre todas las cosas.

Intentaré siempre
ser algo similar a
lo que vos has deseado
de mi.

Mi alma quiere llegar
al mar.

Yo.

Yo quiero
ser tu amiga
tu confidente
tu sombra fiel.

Siempre
me has pedido
que te escriba
un poema.

He querido
escribírtelo
siempre.

Seguiré
intentando.

Cuando esté lista
y vuelva a volar,
cuando sane
y me aleje de vos
no sientas pena.

Vos.

Serás feliz,
seré feliz,
o tal vez no...

Pero siempre seremos
grandes amigas.

Siempre,
cuando siempre
significa:
por toda la vida.

Ahora que me encuentro lejos
lo sé...

En esta vida
tengo dos hermanas
por las que daría la vida
una de ellas,
sos vos.

Vos.



26.2.07

diálogos efímeros XXIX

- hola
- hola
- ¿si?
- ¿Me comunica por favor con el Sr. José María Rico?
- este...
- Hablo por el anuncio de ayudante contable.
- si... pero...
- lo vi en el periódico.
- ajá, mire, lo que pasa es que el Sr. María Rico ya se murió y nada más nos dejó la calle donde está la oficina... ¿eso le sirve?
- ¿perdón?
- Le decía que la plaza ya se ocupó.
- Ah muchas gracias.
- Gracias a usted.

(pero por hacerme la tarde)

22.2.07

le freak c'est chic

Tardó varios minutos en reaccionar desde que colgó el teléfono. Aunque su razón ya se lo venía advirtiendo, aún no podía creer que su amante hubiera dicho que había terminado durmiendo en casa de Julie, alguna de las putitas francesas con las que estuvo drogándose la noche anterior, y que se dignara a reportarse hasta las 4 de la tarde del día siguiente al que había abandonado a su novia en una fiesta mediocre y patética de la colonia Condesa.

- ¿Dónde estabas?

- Comiendo.

- ¿Y antes?

- Dormido.

- ¿Dormido dónde?

- En casa de Julié.

- ¿Te la cogiste?

- No.

- Ya.

- Voy llegando a mi casa.

- Bien, voy por mis cosas.

*clic*


No sabía qué ponerme, decidí conservar los mismos vaqueros de la noche anterior, con todo y arrugas, mal olor y sentido de la decepción en los bolsillos, además de la asombrosa camiseta verde fosforescente, regalo de mi amigo Luis, que dice “call me now” por delante y un número telefónico por detrás, a la altura de las nalgas, rematé con una chamarra deportiva ajustada y mis tennis negros. Me acerqué al espejo para componerme el cabello, retocar el maquillaje y coronarme las costosas gafas oscuras.

Llegué a su casa y estaba abierto, lo escuché gritar mi nombre desde el cuarto de baño, como para decirme que pasara. Entré familiarmente a esa casa congelada, tomé del sillón la sudadera naranja que le había prestado el mismo amigo Luis quien la tarde anterior había hecho “cleaning” en su casa como tan mariconamente le gusta decir, subí a paso firme por la escalera de caracol. Ignorando su voz en el baño, entré a la recámara principal por mi maleta, donde guardé mi pijama, mis 2 novelas, mi mochila roja, mis apuntes y algo de ropa que andaba por ahí. Hacía calor. No tomé el sombrero café porque no lo divisé… estaba aún en su coche.

Entré al baño por algunas cosas y él estaba cagando, me sonrió y dijo “creo que huele feo”, yo, con las gafas puestas, no pude ni verlo a los ojos mientras contesté “creo que ya no huelo nada”. Rozándole las rodillas me incliné a la bañera por mi cepillo de dientes, la pasta dental miniatura y de salida tomé el cepillo negro para el pelo que siempre traigo en la bolsa de mano. Azoté la puerta. Estaba sudando y el Ajusco sobrevivía una tarde soleada de domingo.

Lo guardé todo en mi camioneta y titubeé… ¿eso era todo? Al parecer así terminaría nuestro hermoso romance… por segunda vez. Algo dentro de mí se rehusó a marcharse sin una explicación y regresé a la casa. Busqué una cerveza en la nevera, nada. Subí despacio a su cuarto y encontré media pinta casi llena. Me apropié de ella y comencé a beberla sentada en el sillón azul de su recámara con los lentes de sol aún puestos. Mirando su cama, su aparato de música, su televisor, sus cosas regadas por el sillón que me recordaban el viaje reciente a Londres… no pensaba en nada más que en contener la calma y esperar a que terminara de bañarse.

Entró a la recámara desnudo y chorreando agua, tapándose el sexo con la ropa sucia, que desde la entrada llenó el espacio con un denso olor mezcla de eterna oscuridad nocturna, sexo plástico y tabaco incrustado. Y a mi me pareció que lo escondía porque no quería que yo viera que ya lo había metido en una cueva asquerosa y repugnante.

- ¿Qué onda?

- Nada… aquí.


Silencio.


Ella se terminó la cerveza y bajó a la mesa de billar buscando sus cigarrillos maricones y el encendedor naranja que hace poco había recuperado de los pantalones de él, aventados al suelo en la habitación. Ahí donde también encontró un ticket de una marisquería que demostraba cómo si podía pagarle la comida a todos esos franchutes de quinta refugiados en un país de tercera y que además no daban ni un centavo por su existencia, pero no podía pagar completo el corte de pelo que ella pagó en una estética coreana de la colonia Roma, ni los diez pesos para el niño que lavó y cuidó el coche, o las seis cervezas que se tomaron en el apartamento del amigo maricón quien con sabia razón se había rehusado a conocer al patán con el que salía su querida y alocada amiga.


Eructé, luego prendí mi quinto cigarro y me acomodé las gafas.

- Me puedes decir ¿por qué estás enojada?

- Por las groserías de tu amiga, esa gata sin educación.


También le dijo que estaba encabronada por la actitud de él, por no haberla defendido, por no haberle puesto un centímetro de atención en toda la noche.

- Tal vez sea yo que tenga una concepción obsoleta de lo que es una relación, pero te portaste de la peor manera, te encerraste en un cuarto con una puta gorda a meterte quién sabe cuántas rayas de coca, no dijiste ni “pío” cuando la gran puta corriente de tu amiga me insultó, no una ni dos ni tres veces, me insultó toda la puta noche.

Él guardó silencio. No dijo nada. Ella siguió hablando para ordenar sus ideas, para darse cuenta que repetía neciamente la palabra “puta”, y definir sus sentimientos, más que para informarlo de lo que se había perdido en su nochecita de fiesta. Habló lento, sin enojarse mucho, sin llorar y sin quitarse los lentes de sol que ocultaban esa mirada perdida al interior del corazón que no podía contener su tristeza. Él estaba inmóvil a su lado, agarrándose los pies… creo. Ella seguía fumando frenéticamente, tratando de contener el temblor de la rabia que sus propias palabras iban aumentando. Le dijo muchas cosas, no recuerdo el orden, pero le dijo que el único decente de la fiesta había sido el francesito que había agarrado la onda, cuando ella objetó que hablar en otro idioma frente mexicanos que no entienden es una putada y una falta de educación. Todos se ofendieron, menos él que a partir de ese momento le habló cariñosamente en un español melódico y hasta le concedió poner una de sus canciones favoritas. Incluso el trío de lesbianas y la francesa que habla español con tono argentino habían sido buena onda con ella. Pero no la golfa amiga de su novio y definitivamente tampoco él. El francés del acento melódico le hacía más caso al perro que soportaba una pésima fiesta ahí dormido en el sillón, que tú a tu chava, bailando como idiota para llamar tu atención. Y no logró conseguirlo.

En cambio él le trepó las piernas a una lesbiana en el mismo sillón del perro y la mantuvo aburridísima por horas y horas contándole, como siempre lo hace, sus desgracias sobre la sirvienta que le robó, la secretaria que lo estafó, la amiga que sorprendentemente no lo ayudó, la ex mujer que es una hija de la chingada y sólo le pide dinero, el amigo pésimo que se cree millonario de rancho y va por la vida humillando a la gente y pisoteándola cuando se deja, el vecino marihuano que se la pasa quemando hierba todas las horas del día afuera de su balcón y más.

- Pero eso no fue suficiente cabrón, en cuanto apareció tu amiguita cumpleañera, también le trepaste las piernas y la golfa ni se inmutó y luego te encerraste más de cuarenta minutos con otra puta, con la misma que para terminarla de amolar te fuiste a dormir… y yo me dejé… me aguanté por pendeja.

Pagaste 375 pesos en una marisquería con tu tarjeta de débito, cuando ayer la que pagó el chupe, los hielos y hasta los cigarros para su amiguita fui yo, y ni con eso la gata se contuvo de divertirse toda la noche siendo grosera conmigo.


Todo esto le dije y más. Le dije que cuando le reclamé, ayer en la noche, su respuesta fue la de un quinceañero que sale por tercera vez con una nueva novia, que busca divertirse y que es más importante apagar la luz de la fiesta y ser el último en salir que ser responsable y llevar a su novia a su casa, sana y salva, y no mandarla caminando en una noche helada al interior de una ciudad peligrosísima, con el orgullo hecho trizas y el corazón lastimado.

- Claro que no, eso es imposible, ¡en qué cabeza cabe! Si todo eso representa responsabilidad y madurez que tú definitivamente no tienes.

Le reclamé que no era un hombre maduro, ni responsable ni agradecido con una chava que le había dado todo su cariño. Era un reverendo hijo de puta destinado a vivir solo por eso, por ser un reverendo hijo de puta. Dejó que me ofendieran toda la noche, y me lastimó.

- Pude haberme llevado un excelente recuerdo tuyo allá lejos donde voy, pero ayer lo arruinaste todo.


Ella se levantó por fin, hizo una pausa para aclararse la garganta en exhaustivo estado. Se quitó por primera vez los lentes mostrando unos hermosos ojos color café con ganas de ponerse llorosos. Apagó el sexto cigarro y dijo.

- Voy a extrañar esta casa, a tu hijo y a tu perro… y todos los bellos momentos que vivimos juntos. Mi corazón está curtido, lo que me hiciste lo sanará el tiempo y 7mil kilómetros al sur… Te voy a extrañar y te deseo lo mejor.


Volteó primero la cara y luego el cuerpo entorpecido por tanta adrenalina. Ahora cerró la puerta con cuidado, casi con ternura y se fue.


En todo ese tiempo que habrán sido como 45 minutos, él no dijo nada y ella, mientras encendía el auto y elevaba el volumen de la música, esbozaba una curiosa sonrisa victoriosa por haber contenido el llanto y haberle dicho al amor de sus últimos tiempos en México las cosas que necesitaba expulsar de su sistema antes de convertir su recuerdo en un fétido cáncer al interior del corazón y llevarlo como cadena arrastrándose hasta el país de la plata.

No lloré, ni lo hago ahora que vuelvo a pensar lo sucedido, fumo despacio, en silencio… y, mientras comienzo el proceso de resignación, recuerdo que olvidé mi sombrero en su coche, con una chingada. Cuando termine esta novela de Leñero, no tendré más remedio que enfrentar la realidad, no este relato de un mal viaje marihuano y una noche infernal con puros personajes de una película de “espantos” serie B, sino ese sonsonete de Charly García desde mi habitación y la cruda realidad de alguien que se queda perplejo mirando los cachitos del corazón que se rompió… otra vez se me rompió.

18.2.07

Al irte dejas una estrella en tu sitio

I

Cuando Clara tenía 18, y aún cursaba la preparatoria, comenzó a salir con un chico un año menor que ella; guapo, roquero, alto rubio y de cabello chino… un rebelde sin causa prototipo de esos que vuelven locas a las chicas. Bueno, pues Clara se volvió loca, perdió la cabeza por este chico, ignorando los comentarios negativos de sus amistades y pasándole encima -con los tacones altos- al amigo en común que los había presentado quien vivía secretamente enamorado de ella.
Él era el primero de una serie de varios novios con la misma descripción. Era su amor adolescente total. Se llamaba Uriel… Ese sí es un nombre feo, pero le daba el golpe final a su exótica personalidad de alma confundida, enojada con el mundo, siempre a la vanguardia, siempre incomprendida en un mundo aristócrata donde se le despreciaba como un bueno para nada por ser músico. Tocaba la batería y tenía su banda de rock y creo que Clara fue la primera chica con la que hizo el amor.
Total que Clara terminó la preparatoria un año antes que él, siguiendo en parte la tradición local de darse un año sabático antes de comenzar sus estudios universitarios, y como el espíritu sofocado que era, se largó a Europa, inicialmente por mes y medio. Pasado ese tiempo, él dejó de contestarle los largos y apasionados correos electrónicos no sé porqué absurda razón, desconociendo los chismes que le hayan contado sus “amigos” sobre ella; que la muy zorra se había tirado a toda Europa. Lo cual –hasta el momento- era mentira.
Cuando le dejó de escribir, por ardida un poco, despechada otro más y por azares del destino, dijo: está bueno cabrón... si quererme no es una obligación, que te vaya bien en la vida. Y comenzó a salir allá en París con Felipe el argentino que le sonrió una tarde en el metro, cerca de la estación Trocadero.
Todos los regalos que le había comprado los regaló a otros amigos, menos un cenicero en forma de calaveras blancas que tenía inscrito al centro “I will see you later”. Clara regresó de viaje y fue a dejárselo a Uriel a su casa del Pedregal una tarde en la que sabía que no se encontrarían. Aunque nunca tuvieron una plática o una carta de despedida, sabía que ese era el final, y se secó con el puño de la manga unas lágrimas solitarias que se escaparon involuntariamente de sus ojos mientras se alejaba de la casa.
Pasó poco tiempo antes de que ella comenzara a salir con José Antonio y él con María José. Las vueltas que da la vida los hicieron reencontrarse un par de veces en 6 años, ellos mismos, con su destino siempre magnético y por desgracia, en ese ir y venir de ambos, entre tanto viaje, estudios en el extranjero, escapes fugaces al norte, al sur y al oriente, no pudieron jamás retomar el camino truncado por ese viaje inicial de Clara hacia Europa en el 2006. Clara solía escribirle cuentos a Uriel, decirle que ella lo conocía de otra vida. Uriel siempre agradeció los escritos a su propia manera, con esa forma tan curiosa de hablar donde parece que dice nada, pero al interior del discurso está un enigma lleno de dobles significados y múltiples acertijos. Se siguieron queriendo de lejos, Clara no le tenía rencor y Uriel poco a poco olvidó que fue lo que lo hizo dejar de querer salir con ella. Curiosamente y pese a todo ese vaivén, hoy en día ella mantiene una relación intermitente con el mismo José Antonio y él sigue con la misma María José, y también es curioso que nunca pensaron cuánto iba a durar la pasión entre ambos, aún cuando se han visto escasas ocasiones en todo este tiempo.


II

Fue hace algunas noches que Uriel llamó a Clara. Ella se sorprendió a sí misma cuando dijo “¿hola?”, pues estaba acostumbrada a no contestar llamadas de números desconocidos. La sorpresa le cayó como balde de agua fría justo cuando escuchó esa aguda voz de tenor del otro lado del auricular que la saludaba con tanta familiaridad y cariño. Como Clara canta, y él lo sabe, le pidió de favor que le ayudara a grabar unas voces para una canción electrónica que había compuesto en su nuevo estudio. Clara dijo que lo pensaría, pero más tardó en colgar el teléfono que en ponerse un poco de maquillaje, peinarse el cabello hacia atrás y salir corriendo a la avenida Cedros 76 edificio C departamento 2, dejando hasta el televisor encendido.
No iba nerviosa por verlo, sino porque tendría que cantar y ya era un poco tarde para su garganta, pero lo hizo bien. Las voces que tenía que inventar y luego grabar eran para acompañar la música de un promocional que él y su socio el Richie iban a presentar ante un gran corporativo como parte de un proyecto para una campaña de cosméticos. Ni modo –le dijo Uriel- a veces uno tiene que comercializar el arte güerita, ¿qué le vamos a hacer?
Siempre le gustó que le dijera güerita, aunque hace ya un par de años que el cabello se le había oscurecido de tanto teñírselo de rojo. Pero él ya lo decía como una de esas hermosas costumbres que se te quedan incrustadas, como responder “mande” cuando alguien te habla… o como encender la computadora por las mañanas; algo totalmente cálido y cotidiano que no se había perdido entre ellos.
Mientras cantaba en el estudio Clara podía ver a través del cristal que la separaba de su guapo ingeniero, una colección considerable de ceniceros y demás accesorios en forma de calavera. Se sonrojó cuando más tarde Uriel le recordaba que ella le había ido a dejar un cenicero hace muchos años venido de Praga probablemente, mismo que le mostró y no reconoció hasta que leyó algo así como “… see you …ter” entre tantos y tantos y tantos millones de cigarrillos consumidos ahí a lo largo del tiempo.
Luego sacó una cajita con recuerdos, y ahí estaban: fotos de ellos mucho más jóvenes, muy enamorados, muy guapos los dos, sentados por la noche en la sala de ella, en una comida acaecida una tarde soleada de un sábado cualquiera en el jardín del primo Gerry que vivía lejísimos allá por Cuajimalpa cuando todavía no era común alejarse tanto del sur, abrazados arriba de una trajinera en Xochimilco, ella sola de perfil sonriendo a medias a su fotógrafo favorito, él a blanco y negro tocando la batería… tantos recuerdos, tantas emociones, tanto whisky, tanto tabaco, tanta conexión. Hablaron de música toda la noche hasta quedarse roncos, hablaban sobre la canción que los definía, sobre el destino, sobre la importancia de retomar las enseñanzas clásicas en la música contemporánea, sobre el porqué es importante seguir los sueños y la necesidad que tenemos los músicos de siempre hacer arte aunque no siempre sirva para comérselo.
En qué momento se le comenzó a nublar la vista a Clara, tal vez por ahí de la quinta copa, en qué momento sintió la necesidad de olfatearle el brazo cuando se acercaba a encenderle un cigarrillo, probablemente desde antes de nacer. Uriel no retiró el brazo, la tomó por los hombros y ella se levantó a abrazarlo, permanecieron así por siempre, fundidos en uno mismo por un instante eterno y luego se besaron. Se besaron hasta el amanecer, hasta que se les secaron los labios por tanta humedad, sus besos eran perfectos, la lengua de él no tropezaba con nada en su camino al interior de la garganta de la pequeña Clara y sus cuatro manos se buscaban frenéticamente a tientas en la claridad del alba. Se dijeron tantas cosas hermosas, dicen por ahí recordar es volver a vivir y esta manera de revivir la llama entre ambos era mágica. Les hubiera gustado despertar juntos, fumarse un tabaco, hacer el amor una vez más, pero era imposible pues ambos tenían que irse a trabajar en pocas horas, crudos y desvelados y con todos los sentidos tapizados de sexo. Todo valía la pena.
Ahora no se volverán a hablar, no se verán, ella probablemente le escribirá un par de poemas en secreto y él la pensará intensamente al escuchar su voz mientras edite sus canciones. Mantendrán su relación en estado latente y a distancia como bien han aprendido a hacerlo y sólo el tiempo les recordará, si se vuelven a cruzar en el momento y lugar preciso, que están cortados de la misma tela, cosidos a la misma estrella. ¿Qué combate se libra en el espacio? Es algo que ya no puedo narrarles porque no cabe en una letra, una palabra, una cuartilla, una novela… sentimientos así de fuertes sólo pueden ser lejanamente concebidos. Clara y Uriel no podrán jamás expresarle su conexión al mundo, ni a sí mismos, por lo menos no con palabras. Él diría: pues para eso esta el rock mi güera, o ¿tú como vez?

14.2.07

be my valentine

Hace un par de días
he comenzado a soñarte
intensamente
con frecuencia
con necesidad,
arraigándome a tu recuerdo.

Recordando en sueños
que se viven en blanco y negro
el color de esos ojos chispeantes
agoto mis energías

Rebelde azabache sin causa
¿dónde estás para acariciarte?
Tus rasgos quieren volar
lejos
muy lejos de mi
y difuminarse,

como mis sueños
cada mañana
cuando abro los ojos
y veo una cama vacía.

Hace apenas unas horas
comencé a sentir
una curiosa opresión del corazón
magnificada exponencialmente
por cada kilómetro que nos separa.

No se nada de ti
más lo que me dicen mis sueño,
despierto siempre
cubriéndote con una brillante luz
que te proteja allá lejos
donde quiera que estés.

Me duele no saber nada de ti
me corta la respiración
no poder escuchar tu voz
tu risa burlona
y espero que pasen rápido los días
para reclamarte que no hayas escrito
mientras te vuelvo a besar.

Nadie podrá decirme
si esta relación de armario
entre tú y yo
sea el modelo perfecto y funcional.

Yo
sólo se
lo que me dice
el corazón: me haz hecho
tan feliz
los últimos cinco meses.

Gracias por ser parte
de mi cotidianidad,
por tu silencioso apoyo
por todo este cariño
que ahora traigo dentro

Aunque no me leas,
no me veas
y no sepa nada de ti...
te quiero

y tú
¿quieres ser mi valentín?

2.2.07

cuando tú duermes te pienso

Estás
dormido
y respiras...
por fin
después de haber tardado
en hacerme dormir

Estás
a mi lado
y te respiro con fuerza,
intento grabarme tu olor
atrás de las ideas
para cuando ya no estés...

La luna
alumbra
tu espalda,
la misma
que conozco de memoria
en la oscuridad.

Mi inquieto corazón
te despierta constantemente
para cerciorarte
que sigo dormida
que estoy tranquila
y que sigo aquí.

Escucho
un camión que pasa,
escucho
un perro gruñir,
escucho
al pájaro carpintero
incluso cuando no martillea
porque duerme
como tú.

Escucho
la música de una película
muda en el recuerdo
efímero
y el constante deletreo
de un poema que no sabe a donde va.

Se escucha
la voz de una canción
que no dice palabras
pero habla de amor,
con tristeza
como con fuerza
como tú y yo.

Pero no escucho
tu risa,
no escucho
lo que piensas
lo que sientes
no escucho...
no
escucho nada...

Pero lo imagino,
afortunadamente
lo imagino
porque si lo dijeras
no me iría
a ningún lado.

Lo sabes
por eso callas
o al menos
a eso atribuyo
tu silencio.

Porque me quieres
-trilladamente-
me dejarás partir
y allá lejos
siempre
estará esa película oscura
que me hace llorar,
siempre esa canción
sin letra
que me hace dormir,
siempre
ese negro humor
que me obliga
a reír.

Y aunque no estés
te escucharé
atrás de mis ideas
donde guardo
tu olor,
tu voz
y una parte de tu corazón.