1.6.07

chau Doña

Uno no sabe
lo que es perder
a mamá
porque mamá no se pierde,
mamá te busca
cuando el perdido eres tú.

Uno no sabe
lo que es ver
enferma a mamá,
porque es mamá
quien nos baja
la fiebre
y nos cuida
el sueño.

Uno no sabe
lo que es ver partir
a mamá,
porque es mamá
quien derrama
las lágrimas
al verte partir
y te desea el mejor viaje del mundo
aunque le parta el alma tenerte lejos.

Por eso
resulta tan dolorosamente difícil
verla morir
a mamá.

A tú mamá,
a mi mamá,
o a la madre
de alguien más.

...

Cuando se muera mamá
demuéstrale
por última vez
que gritarle,
hablarle mal,
desesperarte a la primera de cambios
y –sobretodo-, no comprenderla
era un reflejo
de tu egoísmo
natural,
y reflejo también
de tu cariño.

Cuando muera mamá
llora un par de galones de lágrimas
por quien te concibió,
te malcrió,
te castigó
y te volvió loco.

Llora un par de lágrimas más
por quien te hacía escapar
y de quien huiste tantas veces
siempre certero
de tener un ala donde refugiarte
cuando empezara a llover.

Ahora te llueve la pena
sin tener cobertizo materno,
y se humedece el recuerdo
que le gana la partida
a la cotidianidad
de mamá….

Porque desde que naciste
te acostumbrarte a tenerla cerca
a mamá.

Hasta luego Mamacita….
Te vamos a extrañar.

Cuando muera mamá
no habrá más refugio de la lluvia,
extraviar el camino
significará sólo seguir caminando
porque no hay alguien más en casa
que te espere volver.

Sin mamá
enfermar
es curarse solo,
y volver a trabajar.

Cuando muere mamá
creo que los hijos
empiezan
a madurar.

A ti mamá
que tanto me abandonaste
que tan poco me comprendías
que me hiciste sufrir más que nadie
con una sola mirada.

A ti madre,
te dedico estas letras
y un pedazo
de corazón.

Es mi turno
de ser guía para el que se pierda
de ser enfermero del enfermo
y posada del viajero.

Y tu muerte
mamá querida
es la oportunidad
que me da la vida
de demostrarte
que no existió
mejor trabajo
que el tuyo.

Aquí estoy
derramando lágrimas
en silencio,
comenzando a extrañar
tus extravagancias
y tus manías.

En donde quiera que estés
mamá
ten la certeza
de que tu abandono material
es ahora
parte de mi pasado,
de mis recuerdos diarios.

Aquí en el corazón
te queda un refugio
Madre...
y que tengas buen viaje
a donde quiera que el viento te lleve.

No hay comentarios: