15.4.15

Estimado Echeverría:

Zurich, 26 de enero 1926

Hay algo que hace mucho tiempo debería haberte contado, pero por timidez o por aburrimiento, no hablé ni hice gesto alguno, sólo observé que me venías siguiendo... no muy de cerca. Vos no te diste cuenta , pero lo supe desde muy pronto y me costó determinar que estabas a miles de kilómetros de distancia.

¿Por qué lo hiciste? Así tan lejos, es imposible enterarse de nada. Yo por ejemplo, siento que pasa el tiempo y casi no te recuerdo.

Tal vez en su momento te dije todo lo que pensaba, pero algo habrá quedado en el tintero que nos invita a volver a encontrarnos. Así que esta vuelta me tomaré mi tiempo para decirte toda la verdad de una vez y para siempre porque esto no puede ser chicha ni limonada, de esa tan rica que pedíamos en el bar, ¿te acuerdas?

Nunca nos trajeron los tragos, así que nos fuimos, caminando despacio.
Espero que lo sepas entender.

Te saludo como siempre,

tu primo Gaspar

Post Data: Recuerda mostrarle esta carta a mis hijos cuando ya no esté

No hay comentarios: