12.9.11

censura y sexualidad en la obra de Foucault


Hablar de censura nos lleva a hablar de escritura, porque no hay mejor forma de observar una censura que en el tachón mismo. Lo pensado se convierte en lo dicho y eventualmente en lo escrito, así que los placeres de la sexualidad de una sociedad terminan, tarde o temprano, reflejados en la producción literaria de la misma. 

La prohibición de textos no es más que la censura y restricción de pensamientos, propuestas, proyectos, teorías, experiencias, análisis, utopías, historias, fantasías, etcétera; ajenas, contrarias y peligrosas para la ideología que se pretende difundir y conservar dominante.  

En este sentido, su pasado más remoto parece datar desde el invento de la escritura (incluyendo la pictografía), aunque la persecución de textos se generaliza y puede seguirse documentalmente a partir de la invención de la imprenta y el surgimiento del libro como actualmente lo conocemos, entre otras razones porque la imprenta abrió la posibilidad de la popularización y masificación de cualquier lectura y de esta manera todo puede ser expresado a través de la palabra escrita. 

Para Foucault esto no se refleja exclusivamente en la caza de libros prohibidos que estudian Lucien Febvre o Roger Chartier[1], sino en la misma “producción de saber” que dice lo que calla. Ejemplo: los miles de millones de edictos -inquisitoriales- que prohíben los libros demostrándonos que la gente convertía sus deseos en discursos y luego en textos e incluso los publicaba; que el poder institucional prohibía la masificación de los textos prohibidos pero dejaba que se publicaran (o a veces se le escapaba el asunto de las manos); que a pesar de la censura literaria las personas seguían teniendo acceso a la literatura erótica, tal vez por morbo, tal vez por identificar su maraña emocional interior con un discurso previamente concebido por alguien más.


[1] FEBVRE, Lucien y MARTÍN Henri-Jean, The Coming of the Book: The Impact of Printing 1450-1800 (La aparición del Libro), Ed. Verso Classics, New York, pp. 167-180, 248-319.
CHARTIER, Roger; Lecturas y Lectores “populares” desde el Renacimiento hasta la Época Clásica; Editorial Taurus, pp. 415-472.



No hay comentarios: