3.3.09

esperando el final

Él, lleno de ardor y desprecio, pensaba en el final. Lo tenía todo dispuesto; la tarima, la soga y el gato en la bolsa. Había pasado la noche rumiando macabramente sobre el tejado de sus patrones. Conseguido su cometido; horrorizar al patrón y su mujer. Esa mujer frívola y hermosa. A la mañana siguiente, la orden fue clara: parece que nos han embrujado, deshazte de todos los gatos, menos de Grise. Antes del mediodía, Grise, la consentida de su efímero amor, había sido sometida de un palazo en la espina dorsal y ahora, yacía moribunda en un saco... esperando... esperando.

6 comentarios:

"Yo En Resistencia" dijo...

Quw crueldad, pobre animal...si que sera larga la espera...

Me ha gustado tu blog, asi que pido permiso para rondarlo...


Un abrazo


LIBELULA VIVIENTE

diminui dijo...

ronde no'más...

Joe dijo...

Tengo tantas incógnitas sobre su relato que no más me remito a decir: pinche animal (el que le pegó al gato, no el gato)

Josemaría Camacho dijo...

Celebro la visita recíproca a tu blog. Me gustó mucho tu estilo. También rondaré.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Esperar que el amor llegue y se vaya es una jodienda...
Saludoa!
(nunca mejor dicho)

diminui dijo...

bueno Joe, yo tengo la incógnita de porqué ya no tienes más blog! jejeje

gracias por la visita camacho.

no se que es jodienda pero me lo imagino :P