28.9.09

obituario


Ella era mi amiga de la infancia. Una gran amiga. Una excelente confidente. Tenía nombre de sabiduría y virgen milagrosa.  Tenía los cabellos largos y tostados y la piel tan blanca como la leche.  Unas arrugas prematuras delataban su constante alegría por vivir.


Desde hace un año, un episodio de desvanecimiento y convulsiones hizo aparecer una sombra en sus ojos pispiretos de gatito contento. A partir entonces fue presa de miles de análisis, nunca nadie dio con el lugar donde la sombra se proyectaba... y la sombra seguía creciendo.

La última vez que supe de ella me dijo que estaba bien, contenta, con trabajo, muchos proyectos, buscando un nuevo lugar para vivir. Su cumpleaños fue hace apenas un mes...



Y la sombra acechaba sus lindos ojos y esa sonrisa con miles de dientes.

Algo funesto sucedió el viernes pasado, dicen que una especie de infarto. Siempre dicen, pero nunca se sabe, nunca uno tiene la poca prudencia de preguntar descaradamente. Así que dicen que algo, como un infarto activó la sombra para terminar de crecer y envolverla en la oscuridad. No la pudieron salvar. Murió la madrugada de hoy.

Ha sido un día muy triste. He imaginado muchas caras largas, muchos llantos desconsolados de la gente que creció junto a mí y junto a ella.  Ella era mi compañera de taller.  Nos corrieron de todos, pasamos por mecanografía, dibujo, artes y terminamos en electricidad con todos los chicos, haciendo circuitos cerrados con bombillas y limones. Le escribíamos cartas de amor a los amigos del novio de otra amiga y matábamos el tiempo escuchando música y dibujando los cuadernos.



Hace seis años la ví por última vez. Yo le decía que ella iba a ser la siguiente Donatella Versace. Ella me decía que yo iba a ser García Márquez...

Y un día que alguien me rompió el corazón me dibujó un cartel que todavía tengo pegado en el closet de la casa en la que crecí, a 7mil kilómetros de aquí... un letrero ondulado con letras adolescentes que en flúor rezan: "you have to kiss a lot of frogs before you find your perfect prince"

Lástima que nunca se lo voy a poder presentar.



chau S.


haz del cielo un lugar mejor





7 comentarios:

"Yo En Resistencia" dijo...

Obituario me obliga a reflexionar sobre el tiempo que he dejado pasar sin llamarle a mi amiga de la infancia...

Pero tambien, pienso una vez mas en que las personas menos indicadas se apresuran a dejarnos muchas veces sin mayores explicaciones...son soles o flores, o pedacitos de Dios en la tierra que nos prestaron un hombro para lamentar nuestras penas, y nos dieron sonrisas para alegrar la infancia y adolescencia...

Un abrazo diminui y mis condolencias...

goolian dijo...

Lacrymosa dies illa, qua resurget ex favilla judicandus homo reus.
Huic ergo parce Deus, pie Jesu Domine, dona eis requiem! Amen!

Froiliuba dijo...

Es algo a lo que por mucho que queramos no podemos acostrumbrarnos, a esas sombras negras que un dia se instalan en la vida de alguien y que terminan llevándoselo.
Estará siempre en tu corazón y eso, hace que aún siga un poquito viva.

besos

Joe dijo...

Ya estabas un poco lejos cuando te fuiste al cono sur, hoy sólo lo estas un tanto más pero seguro que la volverás a ver, sólo hay que postergar un poco el siguiente encuentro.

Vivo con la confianza de algún día volver a ver a todos esos que se fueron antes que nosotros, el día que suenen las trompetas, el día que Sion descienda a la tierra.

Una vez escuché que: Las cosas no son importantes porque existen, sino porque se piensa en ellas. Así una forma de mantener viva a una persona es pensando en ella.

Alegrémonos por los que ya concluyeron su misión y emprendieron el camino de regreso a las estrellas.

Filiola dijo...

Qué tristeza, qué tristeza!! Nunca fuimos amigas; sin embargo, siempre me pareció una persona dulce y linda y tengo muchos recuerdos bonitos de ella. Es muy extraño el cariño que se desarrolla cuando ves crecer a alguien, aunque te separes en algún momento. Nena, lo siento infinitamente y siento que estés triste y lejos. Pero así es la vida, todo lo perdemos al final y hay que aprender a pagar la cuota. Te mando miles de abrazos. Cuídame mucho a Miní. Aquí tengo sus regalitos.

Pablo Mariosa dijo...

Qué lindas palabras. Es un valioso homenaje y no dudo de que, de alguna forma misteriosa, quien lo recibió debe sentir un agradecimiento inmenso.

Gracias por visitar mi blog y dejar tus comentarios.

Un beso,

Pablo

diminui dijo...

gracias por los abrazos y las palabras de aliento.