9.2.05

despierta

Te veo dormida
Despierto tú
¡Despiértate!
Te veo y te despierto
con la punta de la lengua
desde la fortaleza de roble...
El cuerpo con dolor descansa,
cadencia y una sombra en los párpados.
Atisbo, la nicotina en los dedos
Sonido: roce de dos manos, entre los dedos
Visión: una escalera con un xilófono
Un racimo de pestañas
La respiración acompasada, temblor sanguíneo
Del centro hacia afuera: nudo que se abre
Tinta, nicotina y ceniza,

letras...
Torcer el cuello con palabras
Pianos engarzados en lánguidos saxos
Y la voz profunda, sinfonía en dos compases.
Del círculo: el paño caído en precipitada fuga
Un extraño cruzando el río
cubriéndose de flores azules
La metáfora de las cuatro paredes,
el encierro de dos

y el sexo...
Un calambre en el arco
y el suspiro entrecortado para no despertar
en vida, todas las lecciones serán en azul, en franca agonía...

mejor sigue durmiendo.