13.12.04

entrañas



Tengo un cigarro... De dudosa procedencia
Está en el cenicero, esperando mis manos.
Tengo los dedos congelados
Dedos que extrañan la playa
Que extrañan una caricia
Silencio...
Se escucha
El ruido de las teclas
Alta velocidad
Duele el corazón
De seguir buscando algo que no está
De buscar en lugares equivocados
En rostros nuevos,
Viejos,
Antiguos.
El amor no existe
Me consuela pensarlo
Pensarlo si
Y sentirlo no.
El humo,
Se abraza con mis lentes
Empañando armónicamente
Los cristales con lágrimas.
De pronto la felicidad parece tan efímera
Que cuando desaparece
Quisiera enroscarme en el canasto,
Empacarme con sellos de "frágil"
Tomar el primer vuelo lejos
De esta ciudad
Contaminada
Llena de humo
Llena de odio
Llena de nada.
Escribo
Desde las entrañas
Esperando
Que el sonido del silencio
Retumbe en las tuyas,
Haciéndote recordar el color
El dolor del arete que se cuelga en mi ombligo.
Tu voz sonará a vacío
En el metro
Donde nadie siente,
Nada en oídos de desconocidos...
Hoy por la noche
Mi voz sonará fuerte
Entre sesenta individuos
Me gustaría que estuvieras ahí.



3 comentarios:

Diana dijo...

my new blog: tiemporesidual.blogspot.com

diminui dijo...

y luego?

porke la propaganda en inglés?

no crees que es un poco pretencioso dejar publkicidad así en mis efimerías... digo sin comentar?

la gente está llena de odio

Mauricio Salvador dijo...

Aunque a veces me siento un poco nefasto por plasmar tanta solemnidad con mis opiniones, no puedo dejar de hacerlo. Acabo de leer tu poema. Y me ha gustado mucho. Como ya te había dicho me gusta cuando hablas de cosas concretas. ya es bastante tarde. Buenas ncches. Espero leer algo más próximamente.