27.12.04

paracaídas




El aire está siempre tan frío
Cuando tú no lo calientas,
Solo soy
Y siempre estoy
En espera del aroma de tu voz.
No se si la sorpresa
Rebasara la emoción
De tener aquel poema entre mis manos,
Mientras una voz grave
Lo recita en silencio para mí.
Me gustaría la sorpresa,
Me gustaría la emoción
De sentirme abrazada por tu voz
Mientras ésta, concentrada,
Recita la segunda canción.
¿Qué haces tú?
Mientras yo escucho
La eterna melodía
De tu respirar.
Escuchándote atentamente
Siempre tomo nota de tus enseñanzas,
Mis líneas siempre son las tuyas
Lo único que cambia es
La manera de ordenarlas,
De apropiarme de tus pensamientos.
Tus palabras me hipnotizan,
Mis líneas te embriagan...
Si sigo con esta enferma necesidad
De tener que escuchar tu voz
A cada instante
Y siempre antes de dormir,
Tendré que amarrar un cable
A la estrella que pasa
Por la cual hemos estado cosidos
Sin saberlo,
O sin quererlo aceptar,
Hasta ahora.
Este adolescente amor
De llamadas eternas
De risas nerviosas
Y silencios saturados de deseo.
Este amor adolescente
Me dificulta respirar,
Manteniéndome amarrada a ti
Cosidos a la misma estrella.
La vida duele,
Duele ese ascenso
Y hasta la placentera caída
De tu paracaídas.
Somos acróbatas
De esos que sin desearlo
Viven un eterno malabar
Atrapados por la misma fuerza
De esas violentas
Fuerzas que matan.
Y lucho contra el silencio
Hablando contigo
A través de estos besos
Envueltos en la seda
De una bolsa de papel.
Tendría que realizar
Mayores acrobacias
Si estos ojos
Dejaran de mirarte,
Porque tendría que buscarte a ciegas
Aunque ilumines el camino
Como las estrellas
Iluminan el vertiginoso descenso.
La respiración,
El cansancio,
Los latidos de tu corazón
Y el temblor de la habitación
Cuando hacemos el amor.
Es un dolor extraño
La sensación de caer
Una vez más
En tus suspiros,
Coloreados por aquella voz
Que humedece el aire
Cuando te acercas a mí,
Siempre dulce,
Siempre al alba,
Descendiendo como un cometa,
Muriéndose de frío.

1 comentario:

Mauricio Salvador dijo...

Son muy lindas las imágenes del paracaídas y de los tipos cosidos a la estrella. Me quedo con eso. Como cortesía de fin y comienzo de año te pongo un fargmento del poema que más me gusta: The love song of Alfred Prufrock, de TS Eliot:

There will be time, there will be time
To prepare a face to meet the faces that you meet;
There will be time to murder and create,
And time for all the works and days of hands
That lift and drop a question on your plate;
Time for you and time for me,
And time yet for a hundred indecisions,
And for a hundred visions and revisions,
Before the taking of a toast and tea.