16.2.06

cartucho

El portón. Otra vez el portón. Abierto. Este pendejo nunca lo cierra. Algún día alguien se va a meter a la casa. La escalera a oscuras. Miles de sobres en el recibidor… cartas, recordatorios, recibos, cuentas por pagar… seguro el recibo de la luz está debajo de toda esta montaña de mierda. Lo siento cuando paso por encima. Conozco el camino de regreso. La recámara abierta. Todo el caos y a obscuras. Espero no partirme la madre. Esto es lo que quería ayer... partirme la madre. Y ayer también estaba todo a oscuras… y anteayer…. Si pudiera cerrar los ojos y recordar… pero no puedo. Mis platos sucios en el piso, parecen los mismos, nada más que tienen más mugre y menos comida. Cierra los ojos y recuerda porqué es tan difícil hacer las cosas bien. Me gustaría verte parado aquí en calzones, cerrando las cortinas, diciéndome que no me voy a ningún lado mientras vengo subiendo la escalera. Pero no estás, solo los platos sucios, todo el desmadre que dejaste aventado, las cortinas abiertas, cuentas sin pagar y tus calzones cagados por este gato flaco que abandonaste hace más de tres meses. Cierra los ojos donde quiera que estés e imagíname muerto. A ver si eso te hace regresar a limpiar mi plato.


No hay comentarios: