20.3.10

cantando arrullos

mi madre
se ha dado cuenta
que el remedio
a mi melancolía crónica
son unas pequeñas
pero sonoras
dosis de canto

así, la música
envuelve mi alma
de felicidad,
y me ayuda
a desahogar
la nostalgia

que como una sombra
se apodera
de mis venas
en las tardes
sin viento
de arrullos
eternos....

a cantar

3 comentarios:

Filiola dijo...

Che, se me salen las lagrimitas cuando veo tus fotos y, peor, cuando te leo. Hermosísimo. Qué suerte tiene Helena, lo bonito que canta su mamá. Cántale mucho, uno debe de sentir mucha melancolía cuando recién acaba de nacer ;) Las quiero.

Froiliuba dijo...

Cantar es algo que une, que es casi mágico, yo le cantaba a mi bebe y hoy aún le canto con casi diez añazos ya

A la hora de doirmir es nuestro momento de unión especial.
cántale , cántale siempre.

gustavo dijo...

Cantar y reír. Mejoran nuestro espíritu. Abrazo