2.3.10

espere en la línea
fórmese allá
aguarde un momento
nuestros operadores continúan ocupado
su llamada es muy importante
para nosotros el cliente es primero

cuanta mentira...


todo sobre alguna mala versión
de las sinfonías de Salzburgo


somos pura espera
la vida se nos va
con el teléfono
entre la oreja y el hombro

entre el número 23 y el 439
vivimos esperando que la vida pase
que la vida llegue
que la vida se detenga
y que la vida se vaya

al llegar al final de la fila
veo que me he equivocado de caja,
tengo que volver a empezar...

esperamos prestadores de servicio
la llegada de la familia
la adquisición del título profesional
los vuelos que se demoran

esperamos para estar acompañados
y cuando lo estamos
esperamos para estar solos de vuelta.

y entre tanta espera
entre Para Elisa y Scott Joplin
vivimos,
pensamos,
estamos,
somos...

finalmente me dan tono
y aquel que controla mi destino
de quien depende mi existencia presente
aprieta el botón incorrecto
y me cuelga

qué gran hijo de puta...

hay días como hoy
en los que es mejor no saber usar una escopeta.

3 comentarios:

Froiliuba dijo...

Ni me los nombres que llevo uyna semana de teléfono...
y encima siempre un 902, pra que pagues ,
me cago en ellos!!!!

gustavo dijo...

Es cierto mejor no tener armas . Abrazo

Sasha dijo...

No había leído tu entrada en mi blog hasta hoy.
Supongo que las madres, y a los enamorados; que son igualmente ingenuos.
Un abrazo!