30.9.04

bicycle race

Es el año de 1978
El mundo vive tiempos difíciles
Como siempre…
Pero para el rock el mundo está en un gran momento
Y la publicidad no es la reina gigante de estos tiempos
Pero ya es algo fuerte…
E Internet no es el medio de comunicación por excelencia
Se utilizaba aún a la prensa
Y no al revés.

Agosto de 1978
La banda británica Queen
Saca al mercado su último sencillo
Y necesita hacerle eco
Tiene una idea…

I want to ride my bicycle
I want to ride my bike
I want to ride my bicycle
I want to ride it where I like
You say black I say white You say bark I say bite You say shark I say hey man Jaws was never my scene And I don't like Star Wars You say Rolls I say Royce You say God give me a choice You say Lord I say Christ I don't believe in Peter Pan Frankenstein or Superman All I wanna do is(Bicycle bicycle bicycle) I want to ride my bicycle bicycle bicycle I want to ride my bicycle...
Bicycle races are coming your way So forget all your duties oh yeah! Fat bottomed girls They'll be riding today So look out for those beauties oh yeah
On your marks
get set
go
You say coke I say caine You say John I say Wayne Hot dog I say cool it man I don't wanna be the President of America You say smile I say cheese Cartier I say please Income tax I say Jesus I don't wanna be a candidate for Vietnam or Watergate Cos all I wanna do is(Bicycle bicycle bicycle)I want to ride my bicycle...


Tour de France 1978
Freddy Mercury escribió estas líneas viendo pasar el Tour de France
Por la ventana de su hotel.
La música es clara
El mundo se mueve más rápido
Tenemos una protesta
Por la libertad de expresión
Por la libertad de género
Por los homosexuales
Un canto a la libertad.
La canción propone
A chicas sensuales
Que estarán montando sus bicicletas hoy
Esperemos ver el espectáculo.
Mujeres desnudas
No cualquier tipo de mujeres
Sesenta y cinco modelos británicas
Encueradas en el estadio Wimbledon
Montando bicicletas último modelo
Todas tenían que competir desnudas
Con calcetas a rayas
Para que la banda promocionara una canción
Y no es de las mejores...



- ¿Me ayudas a buscar una foto?
- ¿De qué?
- De unas modelos andando en bici desnudas. Es la publicidad de "bicycle race" de Queen… Ayer alguien lo dijo en la peda
- http://www.batmanrecords.com.au/images/queen.jpg, es la única que encontré y está muchas veces.
- No, esa es la carátula del sencillo, pero onda la que fue censurada en Estados Unidos.
- Sí.
- Llevo rato buscando esa foto.
- Ah, ya... ahorita checo.
- Ya la encontré, mira.
- Ah... pues sí está más bonita.
- Eso lo dices porque salen encueradas.
- Debe ser muy incómodo andar en bicicleta desnudo(a), ¿no?
- Si, además en Inglaterra…
- Pulmonía seguro.
- Segurísimo.
- Onda terminaron con la publicidad y Queen quiso devolver las bicis, la tienda de donde habían salido sólo las aceptó sin asiento.
- Pues sí, tiene sentido, aunque también podrían haberlas aceptado y luego las subastaban.
- Seguro, algo así como "a continuación, tenemos la bici donde se sentó la modelo No. 24601 del último sencillo de Queen..."
- Exacto... Y te la dan con la foto de la modelo en la bici ampliada.
- Si porque sino no tiene chiste.
- En tamaño blockbuster.
- Y con patines.
- Para que se vaya de bicycle race contigo. Qué ingleses estos que no piensan en negocios.
- Eso estaría genial, así sí la compraba...
- ¡Qué escándalo!
- Sabes...
- ¿Qué cosa?
- Me pregunto si la misma filosofía de la canción habrá pasado por el cerebro entumido de las cuatrocientas hot chicks del promocional...

VH1 UK
Abril 2003
El canal musical VH1 estrena un documental
Lo titulan “Rock Publicity Stunt”
Aunque no estoy tan segura que se llame así…
También hablan de otras bandas
Otros roqueros
Otras maneras de llamar la atención
Promocionar música
Vender…
¿Qué tanto habrá significado este acto erótico para la sociedad que el hecho se compara con el puerco volador de Pink Floyd?
El puerco se desprendió de las dos chimeneas
Voló por los campos
¿Qué habrá pasado con aquellas bellas modelos inglesas?
Ahora han de estar viejas
O muertas.
Y a final de cuentas…
El gobierno estadounidense vetó esa portada obscena
Otros países imitaron la política yanqui
Y la portada del single LP tiene a una chica semidesnuda;
Sigue andando en bici
Tocando las campanas
Sólo porta un calzoncito rosa
Pero ya trae ropita puesta...




If fashion is your trade then when you're naked I guess you must be unemployed

"escrito en honor a astrompeta la sacerdotiza, jorge pedro pablo, princess merboy, don higo y por supuesto a la reina sardina que si hubieran podido, también se hubieran montado a la bici"

bueno... a merboy no porque él es una mladita sirvienta de quinta.

27.9.04

diez años después

Diez años después
Más viejos
Más gordos
Más arrugados
Calvos
Con canas
Marcas de un viejo acné
Insertos hasta la corbata y las medias en el sistema.
Aquí estamos
Siempre un día más.
Porque nunca nos han faltado los chistes
Las fricciones superfluas
Los chascarrillos
Los desplantes de divas
Las ganas de hacer algo nuevo
De cantar
De decirle al mundo que si se puede
De endeudarnos hasta las narices
Ganar nada
Sacrificar mucho
Mandarlo todo al carajo
Por un aplauso…
Una ovación
Palmas unidas
Abrazos del grupo
Un día más…
Gracias Cuarta Pared
A los chistosos
A los gruñones
A los que organizan
A los que dan órdenes
A los que siguen sin protestar
Los que se revientan un ensayo general
Sin quejas
Sabiendo que el cuerpo de agota
Que la garganta protesta sordamente
Y los pies aúllan
A ese que hace las partituras
Al líder que todos seguimos
Al ideal imposible
Pues, a fin de cuentas, si se alcanza
Es bonito soñar
Y realizar el sueño…
Gracias de nuevo
Al preso número tres
Al muerto número cuatro
A los dobles
Al coro
A los refuerzos
Y los músicos mal pagados
Por el que siempre se acuerda de comprarle el café al director
La que distribuye las copias
La que presta la camioneta
Y el que paga la cuenta.
Por los aplausos siempre
Por la última ovación
Y el encore…
Una vez más
Lo vamos a lograr
Aunque el ensayo general sea agotador
Y las voces se maltraten
O no consigamos los micrófonos
Y los músicos lean a ciegas
Una tonada que han tocado millones de veces
Gracias amigos
Gracias…
Porque la vida no vale nada
Nada
Nada
Sino soñamos
Y alimentamos el alma.
Felicidades Cuarta Pared
Por tus primeros diez años de vida.
Siempre a tu manera.



a todos los demás, los esperamos el lunes 27 de septiembre en el teatro independencia en san jeronimo a las 6.00 pm (Hombre de la Mancha) y a las 8.00 pm(Los Miserables).
Gracias de nuevo.

23.9.04

adiós pescao

-She is dead. My queen is dead.
-A fish died today. it seemed a good one, but I did not know it.
-But...
-Queen Sardine is not dead. Believe Astro!, Believe...

It doesen't matter whether you win or lose if only you follow the Quest...

De profundis clamo ad te,
Domine, Domine,
Audi vocem meam!
Fiant aures tuae intendae
Ad vocem obsecrationis meae.
Si delictorum memoriam serva veris,
Domine,
Domine,
quis sustinebit...



¡Adiós sardina, adiós!

Decenas de llorosas viudas, múltiples fans, chicas fresas, animales marinos, elementazos cybernautas del webcindario y gay groupies participaron en la comitiva que acompañó a la difunta sardina en el día de su entierro, el pasado jueves 23 de septiembre de 2004...



¡Ave Sardina!

o rata demente corazón de pollo...

21.9.04

seda

non pensaba nulla.
ascoltava.
gli fece male sentira, alla fine, Hevré Joncour dire piano
- non ho mai sentito nemmeno la sua voce.
e dopo un po':
- è uno strano dolore.
piano.
- morire di nostalgia per qualcosa che non vivirai nai.






no pensaba nada.
escuchaba.
le hizo daño oír, al final, cómo Hevré Joncour decía en voz baja
- ni siquiera llegué a oír nunca su voz.
al cabo de un momento:
- es un dolor extraño.
en voz baja.
- morir de nostalgia por algo que no vivirás jamás.


alessandro baricco
seta
1999





Questo non è un romanzo. E nemmeno un racconto. Questa è una storia. Inizia con un uomo che attraversa il mondo, e finisce con un lago che se ne sta lì, in una giornata di vento. L’uomo si chiama Hervé Joncour. Il lago non si sa.

20.9.04

luna madre de estrellas

En un principio creó Dios los cielos, un lugar lleno de la más poderosa magia, del más increíble fulgor y era el poseedor del único y encantador toque del Creador capaz de dar sensibilidad a todo aquello que en los cielos pudiera Él crear. Los cielos eran un lugar sin principio ni fin, un lugar en donde se daría paso a la más bella historia que jamás se hubiera podido contar, la historia madre de las demás historias contadas a través de la eternidad, la historia que tiene un específico motivo de ser; la historia de la vida. Pero los cielos estaban desordenados y vacíos, y Tinieblas estaba sobre la faz del abismo, y Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz y la llamó Día, el cual estaría encargado de dar claridad a los cielos, de hacer que Tinieblas tuviera un papel más importante que el de simplemente llenar el espacio con obscuridad, Día sería el único con poder para demostrar la belleza de la creación de el Todopoderoso.



Dios vio que la luz era buena y la separó de Tinieblas. Luego Dios dio un hijo a Día para que fuera la lumbrera mayor que señorease en la luz y lo llamaron Sol. Era hermoso, su presencia demostraba poder y autoridad, y brillaba tanto que Día pensó que se quedaría ciego al admirarlo, además, Sol tendría la obligación de permanecer siempre cerca de su padre y por eso fue que se le creó un pequeño espacio dentro de la inmensidad de Día para que alumbrase su brillante claridad. Sin embargo, Sol y Tinieblas andaban de un lado para otro; siempre persiguiéndose, en una sucesión de luz y obscuridad que podía volver loco a Dios, entonces decidió crear el tiempo que diera lugar a las estaciones, los día y los años. Y así fue como Sol y Tinieblas se enamoraron y decidieron girar en un movimiento cíclico por toda la eternidad, pero a Sol le preocupaba el hecho de no tener descendencia, de no tener a nadie para que sintiera su calor paternal y entonces Dios decidió darles, a Sol y Tinieblas, nueve hijos, y los llamaron de diversas maneras según su forma y sus características particulares.



Al nacer la segunda hija de Sol, fue llamada Venus por su hermosura y encanto, pero tenía un carácter insoportable y era insólito verla sonreír, sus ojos reflejaban cierta malicia codiciosa de todo aquello “digno de ella” y un infinito deseo de comprender todo cuanto le rodeaba, además de un inmenso anhelo de Poder que bien era sabido imposible porque eso estaba reservado única y exclusivamente al creador. Sol trató de corregir a su hija pero Venus creció y se convirtió en un astro egoísta y ambicioso; era un caso perdido. Más al tener Sol a su tercer hija, que fue su consentida desde el momento que el Creador la concibió, no le importó dejar en descuido a sus demás hijos. Decidió llamarla Tierra, que era la prueba más obvia del amor desenfrenado que sentía por Tinieblas, y la llamó así por su color bronceado terracota que era producto del calor de su padre; y Dios vio que era buena y le concedió el don de ser la única hija de Sol capaz de dar vida propia, y le concedió el don de poseer en ella cuanto quisiera, además le dotó con la gracia y belleza de una diosa: le dio unos ojos tan azules como las aguas y le vistió de un verde tan hermoso como las plantas y le ordenó que girase por siempre alrededor de su padre en señal de gratitud por su calor y su amor. Pero Tierra, siendo buena y hermosa, tenía un pequeño e insignificante defecto, ella temía a la obscuridad de su madre Tinieblas pero no porque ella le diese miedo, sino porque en ese período que su padre no la alumbraba, Tierra no podía ver al Creador y eso la desesperaba, la llenaba de angustia y sentía que podría no volver a ver a su padre Sol, pero lo que más le aterraba era el hecho de quedarse sola tanto tiempo.



Más Dios, el fundador de todo aquello que ahora contemplaba desde un no muy lejano lugar, que era sabio y consentidor con sus figuras celestiales, le concedió a Tierra su deseo de no permanecer más tiempo sola y por eso le otorgó a una niña preciosa, una niña incluso más bella que su madre Tierra, una niña que deslumbraba por sus destellos de plata y su murmullo era como el susurro suave de la seda, su luz blanca y fría como la nieve, acompañaría a Tierra por las noches cuando ella no pudiera dormir y sintiera la ausencia de su padre Sol, pero la hermosa niña no podría permanecer por siempre al lado de su madre porque su labor en la Creación sería la de señorear (al igual que su abuelo Sol) como lumbrera menor, la negra obscuridad de la abuela Tinieblas. Y Dios vio que era buena y la llamó Luna. Tierra amó a su hija como no lo hiciera nunca con sus padres, era un amor especial y era correspondido por la niña, aunque ésta lloraba por no poder quedarse con su madre todo el día y en vez tener que acompañar a la sabia abuela por un recorrido celestial. Y lloraba lágrimas tan brillantes como sus destellos plateados y aquellas lágrimas se veían extremadamente luminosas al caer sobre el regazo de Tierra y a Dios este asombrador acontecimiento lo conmovió, por lo que decidió llamar a las lucecillas en forma de lágrimas con el nombre de estrellas y dejó que Luna (siempre en completa vigilancia de Tinieblas) permaneciese todo el tiempo girando alrededor de su madre para que no volvieran a sufrir. Y a Tierra le encantó la idea y giraba de gusto al ver lo bueno que había sido el Padre de los cielos con todos ellos, al ver que había dado gusto a todos sus deseos y de que todos se movieran en un perfectísimo ciclo de gozo y belleza.



Tierra era sin embargo, la más bella de todos los hijos de Sol y por eso era envidiada por algunos de sus hermanos más próximos como Marte y Venus que trataban de agradarle de igual forma a su padres Sol y Tinieblas y sobre todo al Creador; pero no lo conseguían, sobre todo, anhelaban tener descendencia al igual que Tierra, y Dios tratando de complacerlos a todos, les ofreció un regalo a cada uno para demostrar su amor equitativo: A Marte dos hijos, Fobos y Deimos, que resultaron ser un par de desgraciados con su padre y a Venus le obsequió joyas para que brillara como Luna ya que la tía Venus era un astro opaco y a parte odiaba a los niños; ella prefería los lujos mundanos. Pero no les bastó con eso, querían ser mejores que Tierra y la envidiaban de tal manera que, en el momento en que las órbitas de los dos hermanos se acercaron, estos conspiraron para que Tierra muriera de alguna manera, no importaba si eso tardara mucho tiempo; Marte y Venus querían observar un sufrimiento real y amargo en el alma de su angelical y odiada hermanita Tierra.

Así fue como a Venus, la hija de Sol con la más inteligente malicia, se le ocurrió ir a pedirle al Creador, que aunque sabiendo terminada su obra al quinto día que diera inicio, le concediera a Tierra un último don para que todo estuviera “perfecto” antes de que Él se retirase a descansar.




-Señor, Creador y Padre de todos nosotros - empezó Venus con sus sutiles palabras encantadoramente falsas - vengo a pedirte un insignificante favor porque has de saber que amo con locura a mi hermana menor Tierra y quisiera que ella lo tuviera todo para que tu magnífica obra estuviera realmente perfecta. ¡Oh Todopoderoso padre! - prosiguió audazmente Venus - permítenos, a mí y a mi hermano Marte, darle algo a Tierra que ninguno de tus seres tenga, permítenos moldear con el barro de nuestros vestidos, dos criaturas que sean de tu inteligencia y hechos a tu semejanza, que esos dos seres sean para Tierra el corazón; el centro de su alma. Que gobiernen sobre ella y que hagan fructífera su existencia. Es todo lo que os pido mi Señor, dos regalos a Tierra para demostrar el amor que nos has infundado Tú.

Después de un breve instante en el cual meditó Dios acerca de la propuesta de Venus y Marte, sonrió y le pareció bueno y decidió llamar a esos dos seres como humanos: hombre de Marte y mujer de Venus, al entregárselos a Tierra, Sol guardó silencio de sus pensamientos ya que pensaba que aquellos dos hijos suyos, frívolos y ambiciosos, no querían nada bueno para su hermana, pero no se atrevió a decir nada a Dios y se limitó a esperar.



Acomodó pues a los dos seres creados a su imagen y semejanza, hombre y mujer, en el Paraíso y los llamó Adán y Eva. El paraíso era un huerto lleno de maravillas y afrodisiacos en el centro de Tierra al que llamó Edén; un lugar en donde las copas de los árboles estaban bañadas por la luz de la hermosa Luna y, al agitarse, las hojas de los miles de árboles distintos en esplendor y belleza, parecían lanzar destellos de plata. Más allá de los jardines y la hierba, el mar, una llanura de luz blanca casi inmóvil, se agitaba dulcemente. Las columnas de enredaderas que cercaban en paradisiaco huerto, lucían como alabastro al acariciarlas de vez en cuando la luz de alguna gigantesca antorcha que pasaba ante ellas dejando una sombra ardiente. No había más sonidos que el ruiseñor y el viento, el murmurar de las bestias y el mar, y el susurro de las hojas al ser acariciadas por las trémulas manos del viento. Desde ahí abajo, el hombre y la mujer veían a Sol y Luna, situados en polos opuestos en lo más alto del cielo, eran como unas enormes esferas luminosas recortadas contra la claridad de Día y la negrura de Tinieblas respectivamente. . . Entonces, viendo Dios que en el sexto día de su creación todo estaba más que perfecto, esbozó una alegre sonrisa y se dijo a sí mismo "Por fin, he terminado. Es tiempo de descansar", fue y se postró, al séptimo día, en la nube más alta de los Cielos para dar paso al curso del inevitable destino que ahora tendrían que lidiar sus criaturas; y Dios al fin durmió.

Mientras tanto, Tierra lidiaba con un problema en lo más profundo de su ser; veía que los hombres se multiplicaban y observaban con codicia las maravillas que ella poseía, pero era tarde ya para molestar al Creador porque este no iba a interceder más por sus hijos, además, Adán era hijo de su adorado hermano Marte y Eva era hija de su extraña pero también querida hermana mayor Venus, por lo tanto eran parte de la creación como ella y tenía que aceptarlos y quererlos como si fueran hijos suyos al igual que Luna. . .

El tiempo se arrastró con lentitud, la creación de Dios se desarrolló y en Tierra ya nada era tan bello como al principio; el hombre la estaba destruyendo y esto tenía preocupados a todos los astros que ocupaban su respectivo espacio en la bóveda celeste, pero a la que más afectaba era a Luna, porque veía el catastrófico avance de su madre Tierra y temía por ella. Así pues, Luna decidió consultar con su sabio abuelo Sol - puesto que era de dominio público que estaba prohibido molestar la paz de Dios - y pedirle consejo para ver que podían hacer para ayudar a Tierra que tenía dentro de sí a toda la descendencia de la maldad en su seno.



Luna esperó hasta el próximo eclipse de Sol que se diera lugar en el espacio para poder hablar a solas con el anciano abuelo.
- !Ay abuelo Sol! estoy muy afligida - dijo Luna con alivio al poder abrazar a su abuelo después de tanto tiempo de no verse.
- Cuéntamelo todo niña de mis ojos - contestó el brillante astro mientras acercaba a su nieta acariciándole los destellos plateados que se entrelazaban con sus propios rayos dorados.
- !Es mamá, se. . .se. . . se está muriendo!
- ¿Qué motivos tienes para asegurar eso mi niña? - respondió el fulgurante Sol un poco angustiado por el temor que reflejaban los ojos de la hermosa Luna.
- !Es que es más que obvio abuelo! - dijo mientras se le formaba un nudo que le oprimía las palabras hasta dejarla casi sin voz - Esos seres inmundos que Marte y Venus implantaron en mi madre la han corrompido y destruido desde que nuestro Dios los desterró del Edén por comer del árbol prohibido. El hombre y la mujer - prosiguió Luna - han ido desfigurando a mi adorada madre hasta dejarla irreconocible, le han desgarrado sus magníficas y bellas vestiduras verdes, han llenado sus ojos azules, que antaño fueron bellos, de desperdicios y los han vuelto grises, al igual que han creado una capa de no se qué cosa que la rodea por todos lados y su belleza no brilla más gracias al efecto que tus rayos producían en ella. La han marchitado, la han lastimado desde lo más profundo; su piel ya no es tersa y poco a poco se desmorona en temblores repentinos que devastan partes cruciales de su ser; sus ojos lloran ríos de basura, contaminación y otros desechos humanos; sus venas se han ramificado al máximo y ahora, paulatinamente, explotan en cauces de algo que los humanos llaman “embotellamientos de tránsito”; le hacen cosas indescriptibles. . . la queman, la torturan . . ¡te juro que la matan! y yo. . . desde arriba. . . no puedo hacer nada más que observar y no la quiero perder; ¡no la puedo perder! - Y Luna no pudo continuar porque rompió a llorar como nunca lo había hecho. Desde tiempos de la Creación, no había vuelto a sentir el dolor de estar lejos de su madre, pero ahora podría morir y no volver a verla jamás.

El abuelo Sol estaba triste también por la inminente destrucción de su hija favorita, pero todos habían recibido la orden estricta de no perturbar al Creador por ninguna circunstancia ya que todo lo que ocurriera después de la obra divina, no era sino problema de los demás. Así que con toda su sabiduría y su experiencia a través de los siglos, Sol no tuvo más remedio que sostener entre sus brazos a la pequeña y frágil Luna y consolar su hermoso llanto de estrellas mientras Venus y Marte se carcajeaban a sus espaldas, hasta el punto de casi ahogarse con su propia risa, de ver por fin y después de tanto tiempo, su malévolo plan hecho realidad y pronto consumado hasta las entrañas.



En otro lugar del inmenso universo, se encontraba Tierra delirante y a punto de desfallecer, mientras que dentro de ella, uno de los descendientes de Adán y Eva miraba por un telescopio hacia la negrura que ofrecía Tinieblas en esos instantes y, como por arte de magia, unas lucecillas hemosísimas provenientes aparentemente de la Luna, caían sobre la bóveda celeste y se esparcían formando unos charcos inmensamente resplandecientes de una luminosidad increíble y brillantes en la obscuridad de la noche y, al ver que no desaparecían, las empezó a nombrar como estrellas: primero por su intensidad, luego por su posición y posteriormente dio el nombre de constelaciones a la acumulación de estrellas que tomaban un sin fin de formas diversas y el hombre comunicó a la humanidad entera que ese era un milagro creado por Dios y las admiraron y veneraron pensando que se trataba de un fenómeno e intentaron buscar una explicación “lógica y científica” a tal acontecimiento nunca antes visto, sin saber que lo que ocasionaba el resplandor en la noche no era un fenómeno físico ni mucho menos; era Luna que lloraba amargamente, sobre el regazo de su abuelo Sol, una Crema de Estrellas por la inminente destrucción de su amada madre Tierra.


15.9.04

...

mi cuerpo está en huelga.
no puedo hacer nada sin antes quitarme los mocos.
odio la gripa.
tengo frío, toso, estornudo y no puedo beber...
babeo las almohadas por la noche
por tener que respirar por la boca
y para colmo ya se me puteó la garganta
así que tampoco puedo cantar;
ni que lo hiciera tan bien...
estoy lista para un asilo mental,
tengo el cuerpo débil,
el cerebro seco
y las piernas me cosquillean dormidas;
odio la gripa.
también odio la semana de cumpleaños
ansío que llegue la navidad o algo así.

13.9.04

huracán

Te lo dije Calo...
te dije que me llevaras a Cancún
pero dijiste que no...
¿ya vez?
muahahahaha



(y una saemana después)
...
REGRESASTE BRONCEADO CABRÓN!
jajaja

10.9.04

malicia II

Del Hoyo al Noyó
I I

Malicia resbalaba por un hoyo que bri(ha)llaba sin luz. Cayó y cayó y, de milagro, un cayo no se sacó (jejeje). Lo que vio a continuación fue una continua secuencia sin ciencia de imágenes inconclusas que se parecían mucho a aquellos sueños sin color que tanto recordaba, a diferencia de que esta ambi-realidad era colorida hasta los huesos ¿de quién?
De pronto divisó al Bonejo y le gritó con todas sus fuerzas para que volteara la vista pero éste NO-oyó y por el agujero de un portal se escabulló. Malicia eNOjada pensó que todo eso era una jalada, el absurdo más increíble que le había (o hubiera) sucedido jamás y quiso seguir (re)descubriendo aquel mundo riendo y abriendo caminos.
Malicia se desacercó del hoyo por el que cayó y se desalejó del agujero por el cual el Bonejo, al NO-irla, saltó. Una voz se materializó en un joven de ojos cansadamente viejos y dijo con una risa metódica:
- Buenas tardes. Soy Sean Austin, mucho gusto. Estoy revisando una información muy interesante. Tengo 27 correos nuevos y ya amenazaron con quitarme la cuenta de correo. La mayor parte de ellos son basura pura, propagandas y cadenas, nada interesante… pero aquí hay uno que vale la pena mencionar: Mi tío John que vive en Taipei murió… hace diez minutos. Mi primo me envía saludos. Tengo aquí treinta razones por las que una cerveza es mejor que una mujer y algún desviado mental me envió un vídeo bastante gráfico de una persona suicidándose con unas tijeras de punta chatita. Ya saben, todo lo normal. ¿Qué pasa niña? ¿Crees que esto no es normal? Tal vez…
- ¡No por favor! No necesito más cyberñoños en mi lista de SINtactos. De ser antaño grandes huracanes, se han (des)tornado demasiado normales; las normas les han afectado. Son todos una gran cant(o)idad de STEREOtipos mismos que rayan en un pentagrama unísono de la discordia. Disculpa mi discordialidad cortada pero tengo prisa por BUSCAR algo que jamás haya encontrado.
- ¡Ah! Lo que no sabes es que yo conozco a la no-persona perfecta para eso que buscas. Él es REconocido como el Buscador de Respuestas. ¡Eh buscador! – dijo desvaneciéndose - Acá te buscan.
- Buscador: Buenos días, o tardes, es que ya sabes como es esto de la globalización, siempre es buenos días o buenas tardes en alguna parte del mundo. ¡Pero qué modales los míos! Si de Tonterías se trata yo soy lo que necesitas, conozco todo de la A a la Zeta, incluso de hongos. Puedes llamarme “El Buscador”. ¿Eres nueva por el rumbo? No espera, no me digas, yo adivino. Soy un experto leyendo cookies, pankekies y bisketies. Tú eres… Malicia ¡Pero claro! Si he desdibujado tus sueños por años, es lo que mejor se (des)hacer ¿Cómo no te reconocí? Bienvenida mi Malice a este mundo de chamberlines, charlatanes, charadas, chacharas y chacales ¿En qué puedo servirte?
- Ando y desando, y busco y desbusco, y no encuentro un cuento que me llame la atención, sólo leo libros que me dejan libre y yo quiero algo que atrape mi mente. Me desconcierto en este hoyo sin luz buscando un Bonejo que me lleve al paradero de algo que nunca antes jamás haya visto ni sentido ni olido en la no-realidad de mi vida. ¿Me puedes ayudar a buzcar?
- Buzzzzzzzzzzzzz, tus deseos son órdenes.

Es buscador era un ente deSente que sondeaba cada zona por la que caminaban y hablaba poco, pero en una de esas habladas le des(es)cribió, o (des)dibujó, a Malicia un mapa me(enfermé)ntal del país de las Tonterías. Lamentablemente, Malicia noyó ni pizca de lo que decía, sólo ponía atención al sin fin de colores que olía y a la multitu(extraor)dinaria cantidad de olores que veía correr ante sus ojos color del VI-no. En un instante, toda la gama de zen-saciones desapareció y se tornó en un tormentoso gris triste que se incrusta en las entrañas haciéndote sentir miserable-mente triste.
El Buzcador se paró en seco ante un letrero que decía en letras grises: Lavilledieu.
- Lo siento Malicia – dijo con un mur mur mur mu yo – no puedo seguir, ésta es la puerta del límite; la puerta hacia La Villa de Dios, donde todo es triste. Pero es el único camino para llegar al final y, si has de terminar, determina tu mente con un As de luz, puesto que si no lo logras, jamás has de regresar.

Y sin despedirse, se puso en marcha dirección opuesta y se marchó para Siempre, desdibujándose al caminar. Aunque he de contarles (1,2,3) que no se fue por siempre, puesto que Siempre era otro lugar del país de las Tonterías y, si Malicia hubiera prestado un poco menos de atención a sus sueños, hubiera sabido exactamente donde siempre se encontraba Siempre en el mapa men(fermé)ntal que desde el hoyo al Noyó, el buscador le (des)dibujó.

8.9.04

malicia

I

Al despertar de la REalidad, Malicia se dio color de que los sueños se sueñan en blanco y negro. (RE)tomó el libro que no REstaba REleyendo y se RE(su)puso a averiguar de qué se REtrataba… a sí misma (curiosamente nadie ha visto esa fotografía). Era un libro de Historia, pero no de la Histeria que se cuenta a los niños del mundo entero, sino de una H. Historia que a ella en part(e)icular le gustaba. El libro era llamado por los que sabían leer como: La gran matanza de los gatos y otros episodios de la historia de la cultura francesa[1]. Esa última parte del libro, y sobre todo del título, no le gustaba. Pre-fería pre-freir a los gatos.

Sucedió entonces que llegó a la Realidad una mujer que, según Malicia, de gris tenía pintados los cabellos y de negro los sentimientos. De Malicia era su súper supuesta está hermana Ana-estácia (que, por cierto, era tartamuda) que había comprado un gato en el mundo gris para celebrar el Cumpleaños de su hermana. Para Malicia cumplir años no era más que cumplir promesas o (pro)poner las mesas para una gran cantidad de gente desconocida que se cumplimetía a asistir a un VANquete(invitan) sólo por meterse el pastel. Cómo le hubiera gustado que esas personas de su NO realidad aparecieran en su cumpleaños para hacer las cosas un poco más comestibles.

Pero hablar de los cientimientos o los milimientos, e incluso los sentimintos, con Ana-estácia era una causa perdida; para ella eran pu puras men ti tiras. Ella sólo comprendía lo que su minivisión le dejaba compre-VEn-der. Así que Malicia tomó al gato sin decir nada… sólo Gracias. Lo conTEMPLó y con Gracia se percató de que el miniNO también Gracias hacía; para su desGracia, nada extraordinario por supuesto; sólo caía de cabeza cada vez que Malicia lo tiraba desde un árbol, pero no le pasaba nada.
Malicia intentó luego enseñarle a leer pero fue en vano y mejor se leyó para sus adentros entrañados de entrañas y misterios. Y encontró, dentro de aquel libro de Historia, que los gatos eran sac(rific)ados en los carnavales de los franceses carnales para sacar a sus (des)amos burgueses del poder.

Malicia quiso DARle al clavo, o a algo similar, como el dichoso DARnton que había escrito ese libro de matanza de gatos. Se decidió a DAR un gran salto desde su no-realidad e internarse en el cyber espacio para DAR unos cuantos té-clazos mientras tomaba una taza de té con su nuevo gato al que había llamado Vale-Río.

Dentro del cybermundo no-real ni(n)falso, escuchó el lento rroonnrroonneeoo de una estúpida voz que medi(es)taba idiota una tonta paradoja acerca de una aguja y un pajar. Malicia, que desgozaba de una excelente hortographya, comenzó a Teclear buscando, no una aguja, sino un clavo como el de Darnton. Vale-Río (el gato) mientras tanto y de tanto en tonto, ronroneaba una canción de sus entrañas:
rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr
rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr
rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr
rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

El gato cantaba erres, Malicia tecleaba y buscaba… y la lenta voz dentro del (des)ordenador seguía buscando una aguja dentro de un pajar. Malicia se desquició y a golpes tecleó:

— No, lo verdaderamente difícil ¿o disfácil? es encontrar un pajar en una aguja... lo contrario es más zencillo.
Malicia se rió maliciosamente mientras su computadora procesaba su “koánica” respuesta. Realmente no sabía lo que estaba diciendo, ni lo que significaba koánica, pero era realmente cierto que no se estaba aburriendo; solo riendo con su gato Vale-Río.
—¿quién dijo “eso”? Preguntó la tonta vocecita dentro del (des)ordenador.
—Yo no dije “eso”, yo escribí lo que “escribí”- respondió Malicia.
—bueno, ¿entonces quién eres?
—soy, digamos que “soy lo que soy”
—¡Por Gates! ¿eres acaso Bill? Mi nombre… mi nombre es Silicia, soy una Lentium III.
—¡No Marriot Silicia! Él no tiene nada que “ver” en este Relato Reloco ¡y ojko con lo que ben los mirones!
—Pues claro respondió Sillycia, con todos esos herrores de horthographyá
—y ni digan de las gramaticales fa tas ¿dónde quedó la “ele”? ¡Falta una “l”! ¿Alguien se la llevó?
—Yo creo que más bien “alguien” no la tecleó... - dijo Silicia, con inusitada astucia.

Malicia de pronto y tan pronto como pudo dejó de reír pensando en las tonterías que esa Sillycia le mal-hicía viajar a través de un teclado y se dio vuelta y luego, sin darse cuenta, cayó en la cuenta del hoyo de un cuento profundo que le decía Matri(X)cialmente que siguiera a un conejo blanco llamado Bonejo dentro del hoyo por el que caía en vez de seguir leyendo a la lentísima Silicia.[2]

Pero antes de seguir cayendo por el hoyo en busca del tal Bonejo, hizo una pausa, cerró el libro del tal Darntonto, se Terminó su tal té y mató a su tal gatonto Vale-Río con fuerza, hahaha.




[1] DARNTON, Robert. “La Gran matanza de los gatos y otros episodios de la cultura francesa”, FCE, México, 2000.
[2] Si quieren saber qué le sucedió a Silicia, lean Hypertextos “Silicia en el País de las MAC-ravillas” de Antonio Rada.

5.9.04

oscuro pero bailable

Reseña del concierto de The Cure en la ciudad de México, escrita por una Fan From Hell...
Oscuro pero bailable es el título que Alfonso Loera (a.k.a. ponchito) le dio a esta reseña una y otra vez antes, en y al salir del conciero.



Finalmente, la deuda se pagó.

Yeah I know who you remind me of…the girl I think I used to love…

No suelo hacer reseñas en este blog, pero muchos cuates la han pedido, muchos que no tuvieron la suerte de conseguir boletos por carecer de algún amigo clavado que estuviera cazando la preventa o que son de otras ciudades, o que no tienen tarjeta de crédito exclusiva… o que se enteraron demasiado tarde. Como odio las reseñas del Reforma, ahí les va mi experiencia personal del mejor concierto al que he asistido; ni Roger Waters, ni Pearl Jam, ni U2… nadie como The Cure.



Después de doce años de estar esperando a The Cure, el día de ayer los chilangos pudimos gritar y corear los temas más famosos de la banda británica.
Cuando era pequeña, robé un casete extremadamente jodido de mi hermana con los lados b de algunas rolas del Disintegration, era un casete codiciado en mi casa por primos y hermanos, y a la fecha lo conservo. The Cure fue pionero en aquello de los largos principios que nos hacen suplicarle al vocal “ya canta por favor”. Fascination Street o Lullaby son la canciones eternas, con remixes que estaban fuera del contexto ochenteno… canciones que me gustaba escuchar, y la bailaba horas… de hecho alguna vez, mi hermana me sorprendió bailando y me grabó… ¡que oso! es un video que da muchísima vergüenza para una niña de escasos 12 años…



los mismos que se tardó el grupo en venir a saturar el Palacio de los Deportes en una noche lluviosa de cualquier día de septiembre.
No se crean, acompañando a la emoción la banda sufría ataques de temor, incertidumbre y angustia puesto que siempre cabe la posibilidad de que el concierto sea un fraude, que la banda no se prenda, que haga calor, que el vocal se las de de diva o esté demasiado drogado como para salir, se escuche del nabo, que toquen todas las nuevas que nadie se sabe…

Eso no sucedió.

Una perfecta iluminación y excelentes efectos de sonido (benditos ingenieros de audio) hicieron que aquellas grandes canciones como Love Song o Fire in Cairo se escucharan aún mejor que en el disco. Tampoco hubo nada de esas nuevas interpretaciones de clásicos que, debido al cambio de tempo o tono, le prohíben a la gente corearlas… es nefasto.



Abrieron sin teloneros, lo cual me encantó, porque además de que demuestra la calidad del espectáculo sin tener que ajustar el sonido con conejillos de indias, también es una frustración tenerte que soplar hora y media de un grupo que no conozcas, o de aquellos que sólo te sabes una canción o un grupo que no le llegue ni a los talones, onda Molotov y así, que horror…

Tampoco pasó.


Así que como a las ocho y veinte se apagó el Palacio… quedaron en penumbras los grandes patrocinadores del techo, se iluminó el escenario y un alarido de histeria se apoderó de las gargantas de todos los fans… onda había personas ya mayorcitas con el look de Robert Smith, pero ¡con sus chavitos en carreolas! Es como ir a ver a Paul McCartney con tu papá.
La primera canción fue Lost e inundó el foro sin rebotar debido a unas mantas negras que se colocaron para que el famoso Palacio de los Rebotes diera lo mejor de su acústica.
Yo ya venía entonada, de haber estado precopeando con unos cuates y entre el nervio y la polio me caí varias veces, gracias. De hecho, traigo un moretón negro en la pierna derecha por tanto pegarme con los asientos de la fila de abajo. Con todo y que compramos boletos chicken class, se veía excelente, uno no necesitaba estar viendo las pantallas porque el verdadero espectáculo no son las coreógrafas buenotas sino el sonido de la música que te obliga a viajar a lugares escondidos de la memoria y el recuerdo… si, de arrancar lágrimas. Cuando tocaron Just like Heaven, que fue como la cuarta, yo de verdad me quería aventar a besar a alguien, gritar y cantar al mismo tiempo no se puede… son sentimientos muy fuertes.
El grupo ochenteno tocó además otros grandes temas como: Strange Day, Pictures of You, Love Song, Letter to Elise, Catch, The Love Cats, In between days, Jumping on someone else's train, Close to me, Killing an Arab… no me acuerdo de todas porque onda fueron como tres horas pero no saben, estuvo irreal. ¡Casi me muero! El bajo en The love cats sonaba genial, y siempre todo oscuro, anda de grandes efectos luminosos... y siempre todo bailable.

F I R E I N C A I R O... la pantalla se incendiaba y los gritos crecían.

No tocaron casi nada del Wish que es como su disco más fresón y comercial... creo que les da pena esa faceta porque tampoco han tocado Friday I'm in Love en las demás ciudades de la gira y obvio, tenían que promocionar el nuevo disco que es malo, ni modo. Y hasta el gruppie de la primera fila llegó a sentarse después de tres o cuatro canciones súper down que nadie conoce. Eso nos dio oportunidad de salir al baño, comprar más cerveza y platicar en los pasillos donde se oían comentarios como “si empiezan a tocar Boys don’t cry mientras meo tendré que irme con los pantalones abajo”.

Show me show me show me how you do that trick?... I’ll promise you, I’ll promise that I’ll runaway with you

Así siguió el concierto de tres horas, nadie paraba, los gritos no dejaron de escucharse, no había tiempo para olas, encendedores, porras, ni aclamaciones de“otra, otra”… la banda tocó sin parar, siempre diciendo, así susurradito al micrófono “gracias México”, y ¿cómo no? Si somos el mejor público, híper dócil, todos los grupos salen fascinados de México. Nadie protestó por la inmensa cola del estacionamiento, yo estuve a punto de saltarme una barda porque ya me venía orinando de la emoción y tanto vodka, pero me hicieron tranquilizarme aunque fue difícil con aquello del sonido de la lluvia. Luego, tuvimos que darle la vuelta completa al Palacio, corriendo, cagados de una risa nerviosa de por fin ver a Gallup, O’Donnell, Bamonte, Cooper y Smith tocando sus oscuros temas… pero bailables.

Hicieron como dos o tres encores al final, de aquellos de “ya nos vamos sin tocar las mejores”, pero siempre volvían en menos de dos minutos para volver a escuchar ovaciones alucinadas. El concierto terminaba, las gargantas roncas, los ojos llorosos entre tanta marihuana, las piernas golpeadas… así todo, varios pensábamos “sino tocan Boys don’t cry me muero”…

Pero nadie murió... por lo menos no de frustración.

No recuerdo el orden de las canciones… pero en definitiva el último bloque del concierto tuvo las mejores y al final, como siempre el bajo dando la entrada a la lira, en perfecta sincronía con la batería… toda la banda armónica, se escuchó aquel requinto inolvidable que varias bandas en el mundo entero han copiado a lo largo de las últimas dos décadas… y luego, un Robert Smith, de ojo totalmente negro y boca color carmín, pantalones verdes y pelos enmarañados, así como que no quiere la cosa, con una sonrisita de satisfacción, bien cerca del micrófono comenzó…



I’ll say I’m sorry if I know that it would change your mind…but I know that this time I have said too much; been too unkind…

Gritos histéricos;
Patadas;
Abrazos;
Risas;
Las letras…
Los sonidos de una generación…
Personas que no tienen nada en común, fresas, punketos, jóvenes, viejos, gays, darquetos… todos al mismo tiempo Booooys dooooon’t cryyyyyyyyy.



“Buenas noches México”.
Oscuro.
Luces ambientales.
Fin.

Hiding the tears in my eyes…
Gracias The Cure.

4.9.04

nada versión 2.0

nada...
nada me gusta
nada me motiva
nada
sólo conectarme
verte llegar
verte partir
salir de mi vida
como si nada
como si nunca hubieras estado
porque nunca lo estuviste
sólo te inventé
fue algo hermoso
efímero
y pretencioso
fue nada
y lo sigue siendo.



3.9.04

take me out

Ricochets across the ruins as words fly like shrapnel, ripping sinew and never ending. If your lonely, you know I'm here waiting for you. I'm just a crosshair, just a shot away from you; but if you leave here, you leave me broken, shattered, I lie. we're just a crosshair, just a shot, then we can die.






I know I won't be leaving here with you.

2.9.04

amor que muere bajo una noche estrellada I

Obra de teatro en un acto y cuatro cuadros


Personajes:
(por orden de aparición)
Bernardo
Marta
La sombra
Carla
El Ángel

(…y la Noche sale huyendo por la ventana)
Juan Vicente Melo...minimalia




fuente del dibujo

Primer Cuadro: Bernardo y Marta están en la cama. Apunto de dormir. Él saca su libro del boureau y ella se cepilla el cabello. Todo aparentemente está bien, pero, sin aviso ni nada, ella explota.

- ¿Marta?
- ¿Qué?
- ¿Sabes que esta es una noche preciosa?
- Si, yo me la he pasado de maravilla. La cena, las luces, las estrellas.
- De eso hablaba yo, de las estrellas. Todo lo demás son simples formalidades. La luz del cielo en las noches es lo más bello que nos puede pasar. La cena, las flores, las velas, no son sino el prefacio de una verdadera belleza.
- ¿Y yo?
- ¿Tú que? Sigues aquí y eso es bueno.
- ¡Bueno nada más! Bernardo, ¡Estoy viviendo sin ti! Aunque mi ser lo conoce todo, absolutamente todo, respecto a tu alma y persona; pero tú, parece que no estás aquí – Marta se levantó de la cama como un rayo, estaba harta de aquella situación.
-Yo sigo aquí, la que se quiere ir, desde hace tiempo, eres tú – Bernardo jaló las cobijas y se disponía a dormir. – Marta, yo te amo, realmente te amo, pero siempre encuentras un pretexto, la cosa más absurda, para empezar a discutir; hoy nada más no tengo ganas. La noche está estrellada y con eso me conformo.
-¡Es que no entiendo!
-Qué no entiendes – Bernardo aparenta calma pero está apunto de entrar en su juego.
-Tu indiferencia.
-Yo no te soy indiferente, nada más no me quiero pelear por tus aberraciones.
-¡Pero es que hasta te ríes de mi manera de humillarte!, ¿No dices nada? – Marta se acerca a Bernardo y lo destapa, entonces él se levanta.
-¿Y que quieres que diga?
-Pues no sé, pero he llegado al grado de destrozar tu pseudo-ego y repartirlo por entre los rincones y a ti, ¡te vale madres!
-No es que me valga, lo que pasa es que le doy importancia a las cosas que deben ser importantes. Cuando estás en tus etapas materialistas, luego luego te pones a competir y tratas de humillarme para que tú te creas que con eso te sentirás mejor, pero la verdad es que terminas igual de enojada y no te sacias con nada. Parece que no me quieres, que nada más soy tu tabla de referencia para ver que tan ojete puedes llegar a ser con tu pareja.
-Pero eso no es todo cierto. El colmo y lo menos inexplicable, es que realmente llegué a amarte.
-¿En pasado?
-¡No en presente! Eso no tiene importancia, por favor concéntrate.
-Bueno perdón. Entonces, si me amas, en presente, ¿de qué estamos discutiendo?
-¿Aún no lo entiendes verdad?
-No, realmente no sé que te pasa. Nos amamos, nos sentimos bien estando juntos. Hay libertad entre nosotros, lo cual significa que puedes hacer lo que se te de la gana y por mi, siempre va a estar bien; yo sólo quiero que seas feliz.
-Es que ese es, exactamente, el problema.
-¿No eres feliz?
-No, eso no. He llegado a adorarte al punto de jamás olvidarte.
-Entonces lo siento, pero no te puedo seguir el paso. Dices que me amas pero que no estoy contigo y dices que jamás me olvidarías cuando no hay necesidad de hacerlo pues estamos juntos. Yo lo que siento es que estás insegura de algo y eso me angustia. Ahora pues, dime que diablos te pasa de una buena vez.
-Sabes bien que no soporto el encierro.
-Si, eso lo se desde el día en que te conocí; me rogaste por salir al cine o hacer algo porque en tu casa te asfixiaba la inercia. Sé que no te gusta el encierro, como tampoco te gusta el compromiso y es por eso que no nos hemos casado, por tu pánico infundado al compromiso.
-De dónde sacas eso ¡Yo no tengo miedo al compromiso!
-Por favor Marta, ahora resulta que también sufres de amnesia, ja ja ja. Cada vez que te encuentras a alguna de tus amigas, de las casadas, se te transforma la expresión facial y pareciera que te vomitas del asco. No te gusta el compromiso ni el sentimiento de igualdad, prefieres saber que la puerta está siempre abierta para largarte cuando quieras.
-No hay nada que yo no pueda hacer como tampoco hay quien me lo pueda impedir, pero tú de una u otra manera me mantienes en una especie de bóveda que simula compromiso y eso es lo que le haces ver al mundo entero, pero más bien esa bóveda es una garantía para ti acerca de tus propios miedos e inseguridades. Tú lo sabes, nada más que no lo aceptas.
-Ahora resulta que yo debo saberlo todo, ¡ja!, ¡Si no te dejas! Varias veces me atreví a preguntarte acerca de tus metas, acerca de tus más anhelados sueños pero nunca te importa, nunca has querido compartir tus opiniones. Lo único que haces es quejarte.
-Sabes, pensé que eras especial y por eso estuve contigo, pensé que lo sabías y ese fue mi error.
- (Bernardo está desquiciado) ¿Entonces la nuestra es una historia perdida, eso es lo que realmente quieres decir verdad? Si ya te conozco, no sé ni porque me alarmo, pero pensé que tu amor superaría tus miedos.
-Lamentablemente no es así. No soporto el encierro, mucho menos contigo, por eso me voy. Que te vaya bien.
-¡Por favor no te vayas!
-Ahora sí que está bueno, hoy estás aquí suplicando por otra oportunidad. No hay manera, ni en el mismo infierno de que me quede a tu lado, estoy harta. ¿Acaso no tienes autoestima?, ¿No hay nada dentro del óvalo que pende de tu cuello? Sinceramente, no sé cómo alguna vez llegué a pensar que eras especial. – Ella va a salir pero Bernardo la detiene.
-Déjame decirte algo; la última cosa Marta, y me vas a escuchar. Yo jamás pensé que hubiera tanta frialdad en tu alma, que no pudieras querer a alguien por lo que era no por lo que pareciera; no por si se pareciera a ti. Si hay alguien que efectivamente no tiene nada de especial en este cuadro, definitivamente ese alguien eres tú. Qué lástima me da que termine nuestra relación así, pero estoy cansado de rogar por tu amor, si no quieres dármelo, entonces indigéstate con él.
-Que tengas buenas noches y una excelente vida porque estoy que me colma la paciencia contigo. Nunca me entiendes y cambias el sentido de las cosas, eres un mediocre.
-Y yo estoy harto de tus comentarios sarcásticos y de tu extrema violencia para conmigo, ya no me puedes importar menos; yo lo único que buscaba era amor.
(Ella sale y Bernardo se sienta en una silla con las manos sujetando su cabeza en explosión)

oscuro.