8.8.04

bicicleta roja


Lo importante no es la muerte, sino el trayecto.
La muerte depende del transporte que se use para ir hacia ella.
La peor muerte la dan los transportes públicos
En especial los del tercer mundo.

Los transportes públicos
Son cárceles temporales;
Inhiben la libertad,
Inhiben el movimiento natural y espontáneo,
Inhiben hasta la capacidad de oler.
Sería mejor andar en bicicleta
Y respirar el aire impuro de la ciudad.

Alguna vez tuve una bicicleta
Era roja
Bien bonita…
Nunca aprendí a usarla,
Ni siquiera cuando tenía rueditas
Prefería los patines,
Porque el dolor de la caída era igual
Pero con los pies más cerca de la tierra,
Sin la posibilidad de enterrarte el manubrio.

En ese entonces
Regalé la bicicleta
O alguien la tomó prestada
Para siempre.

Ahora quiero comprar una bici
Y aprender a andar en ella
Pero sé que permanecerá en el patio
Posiblemente llegue hasta mi muerte oxidándose
O termine por regalarla a mi hermanita.

Pero no tengo bici
Ni hermanita a quien dársela
Y tampoco ando en transportes públicos
Así que seguiré caminando en libertad...

No hay comentarios: